Rajoy apuesta por reducir el gasto y bajar las tasas a los emprendedores

Rubalcaba prevé recaudar 2.500 millones con más impuestos a los ricos y a la banca

El candidato del PSOE a la presidencia esbozó ayer las primeras líneas de su programa electoral, que se edifica sobre dos figuras impositivas con las que pretende recaudar 2.500 millones de euros que destinará íntegramente a la creación de empleo: patrimonio y una tasa al sector bancario. Por su parte, Rajoy recalcó que no aumentará ningún impuesto y que los bajará en el caso de los emprendedores para fomentar la creación de empleo y reactivar la economía.

Rubalcaba prevé recaudar 2.500 millones con más impuestos a los ricos y a la banca
Rubalcaba prevé recaudar 2.500 millones con más impuestos a los ricos y a la banca

El final de la campaña veraniega en Génova y Ferraz ha dado el pistoletazo de salida a la precampaña electoral para los comicios del 20 de noviembre. Los candidatos socialista y popular expusieron ayer las primeras claves de sus programas en una campaña que se jugará en el terreno económico. El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció ayer que ya tiene "decididos, trabajados y elaborados" dos tributos con los que pretende recaudar 2.500 millones de euros que destinará a fomentar el empleo, principalmente entre los jóvenes.

En una entrevista concedida a la Cadena Ser recalcó que recuperará Patrimonio, porque "las grandes fortunas tienen que pagar más", aunque subrayó que no afectará "ni a las clases medias ni a los trabajadores". El tributo que planea Rubalcaba no será como el que eliminó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2008, que "hacía recaer una parte sobre las clases medias", sino que gravará únicamente a las rentas más elevadas y, aunque no entró en detalles, avanzó que pretende recaudar 1.400 millones de euros, a los que habrá que sumar otros 1.000 millones procedentes del nuevo impuesto que gravará al sector financiero. "Todo lo recaudado irá destinado a fomentar el empleo" anunció Rubalcaba, porque "el Estado tiene la obligación de ayudar a los empresarios a crear puestos de trabajo".

Rubalcaba, que se reunirá hoy con la comisión ejecutiva federal del partido para continuar elaborando el borrador de su programa electoral, mostró su compromiso por no recortar la sanidad pública y de no recurrir al copago porque "es una doble imposición para la ciudadanía", al tiempo que dudó de su rentabilidad económica debido al elevado coste de poner en marcha este aparato administrativo.

Rubalcaba también tuvo palabras para su principal rival hacia La Moncloa, el presidente del PP, Mariano Rajoy, a quien lanzó un dardo envenenado: "Ya no vale eso de afirmar una bajada de impuestos, lo que cuenta es saber cómo se va a pagar lo que se debe". Y es que desde Génova han planteado un programa electoral opuesto al de Ferraz, y que se basa, no solo en no tocar los impuestos, sino en bajarlos para los emprendedores, con el objetivo de fomentar la contratación.

En una entrevista en Onda Cero, Rajoy afirmó que la "prioridad", si ganan las elecciones, será "bajar los impuestos en un primer momento" a los empresarios" para "ponérselo fácil" a quien quiere mantener un negocio y crear un puesto de trabajo. Por su parte, la presidenta de Castilla-La Mancha matizó que empezará a bajar los impuestos en su comunidad "cuando las cuentas públicas estén saneadas". Para cumplir con el objetivo del déficit, Rajoy priorizará la reactivación de la economía, lo que permitirá al Estado aumentar sus ingresos, al tiempo que cuidará los gastos para "no gastar más de lo que se tiene", aunque recordó que no piensa recortar el Estado del bienestar.

Para reducir el gasto público, Rajoy impulsará un nuevo modelo de financiación para los ayuntamientos y las entidades locales. En concreto, señaló que "muchos proveedores" de los consistorios tienen problemas para cobrar los servicios prestados y apostó por crear una línea del ICO que conceda "créditos finalistas" a los ayuntamientos, a un interés muy bajo, para que puedan pagar a proveedores. Además, mostró su oposición a eliminar las diputaciones, ya que ofrecen un servicio importante a 15 millones de ciudadanos de áreas rurales, que sino se verían privados de algunos servicios públicos básicos.

Rajoy también se acordó del candidato socialista y, aunque evitó nombrarle, lo acusó de "hacer demagogia" con la subida de los impuestos a los ricos, porque fue él quien "suprimió Patrimonio" y quien "subió los impuestos a todos los españoles".

Propuestas de los candidatos

RUBALCABA

Patrimonio. El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno recuperará este impuesto aunque con ligeras modificaciones para que grave únicamente a las rentas más altas. Pretende recaudar 1.400 millones.

Impuesto a la banca. Según sus cálculos, generará 1.000 millones para las arcas públicas.

Empleo. Los 2.500 millones de euros que pretende recaudar con los impuestos a los ricos y al sector bancario los dedicarán íntegramente a fomentar el empleo, principalmente entre los jóvenes.

Sanidad. El PSOE no recortará la sanidad pública y no impondrá el copago, porque "sería un doble impuesto para el contribuyente".

RAJOY

Impuestos. El líder del PP no subirá ni creará ningún impuesto, pero sí reducirá las cargas para los emprendedores, con lo que pretende fomentar la contratación y reactivar la economía.

Gasto. Rajoy propone una reestructuración del gasto público y apoyó recortes como el anunciado por el nuevo Ejecutivo de Castilla-La Mancha, que reducirá el presupuesto un 20%.

Financiación local. Impulsará una reestructuración de la financiación de los ayuntamientos para que paguen a sus proveedores.

Privatizaciones. Rajoy cambiará la legislación para que las autonomías puedan privatizar sus canales públicos de radio y televisión.