Valbuena pasa a dirigir Latinoamérica y Pallete asume España y Europa

Alierta da otro golpe de timón en Telefónica

Nuevo golpe de timón de César Alierta en Telefónica, con dos grandes nombres por encima de todo. El futuro de la operadora está ahora en manos de Santiago Fernández Valbuena y José María Álvarez-Pallete, que capitanearán el negocio en Latinoamérica y Europa.

Santiago Fernández Valbuena, Guillermo Ansaldo y José María Álvarez-Pallete.
Santiago Fernández Valbuena, Guillermo Ansaldo y José María Álvarez-Pallete.

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha dado una sacudida al organigrama en busca de un giro de 180 grados que saque a la operadora de los problemas en los que está inmersa. Y la respuesta son dos históricos de la compañía (uno más que otro), que asumirán los principales retos a los que se enfrenta la firma, según un hecho relevante comunicado a la CNMV.

El primer nombre es el de José María Álvarez-Pallete, que llegó a Telefónica en la época de Juan Villalonga y de la mano de Fernando Abril, y que ahora pasará a dirigir todo el negocio en Europa, tanto el español como el que procede de O2, que hasta ahora había mantenido su independencia.

Pallete era hasta el momento presidente de Telefónica Latinoamérica, pero los problemas de la operadora en España y la necesidad de ajustar un poco más la rentabilidad de O2 (pese a sus buenos resultados comerciales), han llevado a Alierta a traer a un experto financiero de regreso al Viejo Continente.

Renovación en Latinoamérica

Para sustituirle, el presidente de Telefónica ha realizado el segundo gran movimiento. Santiago Fernández Valbuena, responsable de las finanzas del grupo durante muchos años y ascendido a director de Estrategia en la última remodelación, se encargará de Latinoamérica. Sus principales focos de atención serán Brasil, ahora que Telefónica se ha hecho con la totalidad de Vivo y se enfrenta a una nueva etapa, y mejorar los resultados en México y Colombia.

La remodelación que acaba de anunciar Telefónica deja a dos personas sin su cargo actual. Una es Guillermo Ansaldo, que lleva varios años bregando con un negocio en España que ha mostrado su peor cara como resultado de la crisis global, que ha llevado a los usuarios españoles a salir del exmonopolio en busca de operadoras con precios más baratos. Con la necesidad de preservar la rentabilidad de la unidad española (es la que tiene los mayores márgenes del grupo), Ansaldo ha tenido pocas opciones para plantar cara a estas circunstancias.

Ahora este directivo empezará una nueva etapa en Telefónica al frente de una unidad operativa recién creada. El nombre es Recursos Globales y estará encargada de garantizar la rentabilidad y la sostenibilidad de los negocios, así como de aprovechar todos los beneficios que puedan surgir de la escala de Telefónica, todos ellos elementos claves para la operadora.

Hacia el mundo digital

El otro directivo que da una sacudida a sus funciones es Mathew Key. Este ejecutivo era presidente de Telefónica Europa, encargado de todo el negocio del Viejo Continente salvo la parte española (básicamente, las filiales de O2 en Reino Unido, Alemania e Irlanda, más el negocio en la República Checa y Eslovaquia). Su cometido estará ahora en manos de Álvarez-Pallete, pero a él se le encarga otro de relieve. Y es que la operadora ha creado otra nueva unidad de negocio, Telefónica Digital.

Desde su sede central en Londres, esta filial está llamada a acercar a Telefónica al mundo digital, a la competición con compañías como Google, Apple o las que puedan surgir en este camino a través de la innovación y la creación de productos de valor añadido. La unidad tendrá sedes regionales en Madrid, São Paulo, Silicon Valley y otros lugares de Asia, y contará con 2.500 profesionales en su arranque. A esta nueva filial se incorporarán todas las iniciativas que ha acometido Telefónica en esta dirección en los últimos años, como los servicios globales (los llamados verticales), Terra, Tuenti, Jajah, Telefónica I+D y Media Networks, entre otras.

El último cambio de calado es el que afecta a Ángel Vilá. Tras años en diversos puestos de perfil financiero y estratégico en Telefónica, Vilá será el máximo responsable de Finanzas y Desarrollo Corporativo y entrará en el comité ejecutivo de la operadora.

Los principales retos

Con este movimiento, Alierta busca revitalizar la compañía, poner coto a los problemas donde los hay y diseñar una estructura capaz de enfrentarse a los nuevos tiempos. El objetivo es intentar sacar lo mejor del negocio más tradicional, el que genera el flujo de caja y que no puede descuidarse, con dos ejecutivos clave al frente. Pero, a la vez, con la vista puesta en los cambios radicales a los que se enfrenta el sector y con un directivo (y una filial entera) encargados de darles respuesta. Y todo ello, sin olvidar que Telefónica es un gran grupo, que puede sacar muchos beneficios a su escala y que no puede descuidar su rentabilidad, para lo que también hay un hombre de confianza y una unidad que tienen esta responsabilidad.