Viabilidad financiera

Bank of America reconoce que planea vender o cerrar su negocio hipotecario

Bank of America ha admitido que planea poner en venta o incluso cerrar parte de su negocio hipotecario si no encuentra comprador, en un intento por fortalecer su viabilidad financiera después de que esta se haya deteriorado por la exposición de la entidad a la crisis de las hipotecas basura. "Planeamos vender la división de intermediarios financieros para préstamos hipotecarios y, si no encontramos una operación apropiada, también consideraremos otras opciones, incluido el cierre de esa parte del negocio de forma ordenada", indicó el banco.

La división de corresponsales hipotecarios de Bank of America, que actúan como intermediarios financiando préstamos que revenden después al banco, cuenta con más de un millar de empleados pero hace unas semanas dejó de tener interés en la estrategia a largo plazo del banco.

Bank of America, que acaba de recibir una inyección de 5.000 millones de dólares del inversor Warren Buffett, busca una solución a los problemas derivados de los préstamos que heredó en 2008 tras el colapso de Lehman Brothers, después de su polémica compra de la hipotecaria Countrywide Financial por 2.500 millones.

Como parte de esos esfuerzos para fortalecerse, Bank of America cerró en junio un acuerdo con inversores valorado en 8.500 millones para poner fin al contencioso por la comercialización de esos bonos, pacto que debe ser avalado por un juez y que ya fue rechazado por el fiscal general de Nueva York. En los últimos meses ha recibido varias demandas, la última este martes, por parte de un grupo de inversores que le exige 1.750 millones por las pérdidas ocasionadas por la comercialización de hipotecas basura. La aseguradora estadounidense AIG también acudió a los juzgados para interponer otra querella el pasado 8 de agosto en contra de Bank of America, en la que le exige otros 10.000 millones.

No es la única entidad que se está desprendiendo de su negocio hipotecario. Goldman completó ayer la venta de su unidad de servicios hipotecarios tras recibir el visto bueno del regulador bancario.