Pequeños gigantes | Paredes

El icono de los años setenta y ochenta se reinventa

Fabricante de la primera zapatilla deportiva española, Paredes se ha situado entre los primeros productores europeos de calzado de seguridad laboral

Más de medio siglo en el mercado avala su trayectoria. Paredes abrió sus puertas en 1954, en Elche (Alicante), como fabricante de calzado de caballero. Unos años más tarde lanzó la primera zapatilla deportiva de marca española, con la que consiguió que muchos jóvenes españoles calzasen unas Paredes. Este éxito le permitió afianzarse en el mercado y ampliar el negocio a la bota de caza y de montaña. Fue también la manera de afrontar el declive de sus ventas ante el auge de las deportivas de grandes multinacionales, como Adidas, Reebok o Nike, a principios de los años noventa. Pero el gran giro de la compañía se produjo a finales de esa década, en 1997, cuando incorporó una línea de negocio que ha conseguido situarse a la cabeza del sector: el calzado de protección y seguridad laboral, hoy un referente tanto en España como en Europa.

La fábrica de Paredes fue remodelada y dotada de la infraestructura más moderna en 2001, al tiempo que aumentaba la producción introduciendo complementos para sus diferentes gamas de calzado, como calcetines especiales, plantillas o desodorantes.

El secreto de Paredes siempre ha sido adaptarse a los tiempos, diversificar sus productos e innovar. "Hacer un producto con una relación calidad-precio razonable; bueno, pero asequible, y diversificar para ampliar mercado ha sido y sigue siendo nuestra política", asegura Rafael Paredes, responsable del área comercial de la empresa e hijo del fundador, José Paredes Castaño, que aunque dejó el mando hace más de diez años, "sigue activo en la sombra, es nuestro oráculo", afirma su sucesor, que comparte la dirección con su hermano Francisco.

La compañía factura 12 millones de euros y prevé para este año un crecimiento del 12%

Paredes considera clave para su negocio mantener una posición activa en investigación y desarrollo, a la que destina el 3% de su facturación. La compañía cuenta con uno de los más avanzados laboratorios de Europa en el sector, colabora con empresas de vanguardia en investigación de nuevos materiales y realiza experimentos en colaboración con distintos organismos, entre ellos el Inescop (Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas) y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, para fabricar zapatos de seguridad laboral innovadores. Esta es la línea de negocio en la que se ha volcado en los últimos años y la que más aporta a su cuenta de resultados, el 45%. "Hoy es nuestra producción más importante. El mercado del calzado de seguridad en Europa, y casi diría que también en América, está dominado por Italia y España", indica Rafael Paredes.

Además de los adelantos tecnológicos específicos de la producción de seguridad, uno de los pilares en los que la compañía apoya su desarrollo es la aplicación de su conocimiento del diseño deportivo en el calzado de protección laboral, que hasta ahora tenía una imagen anticuada, rígida y donde la moda no encontraba cabida. Paredes ha incorporado un diseño moderno a este calzado para que el trabajador se sienta seguro y cómodo en el ejercicio de su actividad, pero también para que, si lo desea, pueda salir del trabajo (construcción, ingeniería, obras públicas…) con ese mismo calzado y utilizarlo en sus momentos de ocio sin necesidad de cambiarse. "Esto nos ha dado un carácter diferenciador dentro de este mercado", apunta Paredes. "Hemos sido pioneros en introducir la estética deportiva en el calzado de trabajo, consiguiendo un nuevo concepto de zapato urbano cuyos tejidos inteligentes convierten nuestros modelos en una opción para la seguridad y el bienestar de los pies de los trabajadores. Todo ello sin renunciar a la estética", resalta el responsable del área comercial.

Paredes sigue fabricando en Elche, pero solo el 20% de su producción; eso sí, de las instalaciones ilicitanas sale el producto más especializado, el más técnico y también el más caro; el resto, más liviano y económico, lo fabrica en Asia, sobre todo en China e India. "El 60% de la producción de calzado es mano de obra y, como ha ocurrido con el textil, se ha ido desplazando a países donde esta es más barata. No obstante, tanto el desarrollo de los modelos y materiales como el diseño lo hacemos en Elche".

La historia de esta empresa, en manos de la segunda generación, que hoy tiene una plantilla de 25 personas y factura 12 millones de euros, no es habitual en el sector. "En la provincia de Alicante somos de los más antiguos. Cuando se retiró mi padre, hicimos un holding familiar y uno de los principales valores que defendemos es que Paredes siga siendo una empresa familiar, aunque indudablemente hemos profesionalizado la gestión", concluye Rafael Paredes.

La innovación al servicio del confort

La innovación siempre ha estado presente en la producción de Paredes. Los avances tecnológicos que ha incorporado a sus zapatos consiguen, por ejemplo, reducir un 60% la fuerza del impacto que se transmite a las articulaciones al caminar, correr o saltar con la aplicación de elementos como el caucho o el poliuretano y la implantación de una cámara de aire a la altura del talón. Esto crea una suela que suaviza el impacto que reciben las articulaciones. Este sistema, denominado Fusión 2, sitúa a Paredes en la vanguardia del calzado de protección laboral.

La compañía alicantina también ha desarrollado una tecnología que aplica a algunas de sus botas de trabajo más exigentes. Se trata del sistema High-Dry Waterproof, que consiste en un forro con alto poder de absorción y secado rápido hidrofílico, cuya máxima novedad se encuentra en su total impermeabilidad y en su resistencia al aire, la humedad y el frío, lo que convierte al calzado que lo incorpora en una excelente opción para los meses de invierno, cuando las condiciones climatológicas son más adversas. Paredes también ha añadido a sus modelos la tecnología Compact que consigue un calzado ligero y flexible.

Otras innovaciones recientes de Paredes son Pies Confort, que se materializa en una lámina de poliuretano que protege de los impactos, pero también de los hongos y la humedad, o Thermocool, una fibra hueca y térmica especial para combatir el frío que es, a su vez, antiestática, antimicrobial y antibacteriana.

Datos básicos

Mercados. Paredes exporta a Europa, Latinoamérica y norte de África principalmente calzado de seguridad, un producto muy especializado con menos competencia que el deportivo. La exportación aporta al negocio un 20% y Paredes tiene intención de ampliar mercados. De momento, cuenta con redes comerciales en Francia, Portugal e Italia, y tiene proyectado abrir en Alemania y Suiza. Este año la empresa tendrá un crecimiento del 12%, procedente, sobre todo, del aumento de las ventas en los mercados internacionales.

Tendencias. Lo retro está de moda en las deportivas y Paredes ha "reeditado" algunos de los modelos que triunfaron en los años setenta y ochenta del siglo pasado. Con ellos, la firma quiere recuperar posicionamiento de marca en el mercado nacional. Con la nueva colección Tendencias Paredes se reincorpora al mundo de la moda "con un producto de calidad, diseño avanzado, ergonómico, cómodo y con una buena relación calidad-precio", según la compañía. Con Ecotendencias, lanza una gama a la última moda, asequible para todos los bolsillos.

Patentes. Diferentes convenios con marcas de prestigio, como Outlast o Sympatex, permiten a Paredes incorporar los últimos avances en tejidos inteligentes y de máxima protección. Además, la marca tiene sus propias patentes para suplir deficiencias de otras tecnologías y mantener una posición activa y de mejora en el mundo del calzado.

Fabricación. La compañía tiene su producción estructurada en cuatro grandes líneas: calzado deportivo y casual, para caza, de montaña, y prevención de riesgos laborales. En todas sus gamas es líder en el mercado, excepto en calzado deportivo y casual.