La empresa "seguirá siendo española", según el director de la petrolera mexicana

Pemex financiará con deuda el aumento de participación en Repsol

La compañía mexicana Pemex recurrirá a la emisión de deuda para financiar la compra de un 5% de Repsol y elevar su participación al 9,8%, tal y como prevé su acuerdo de sindicación suscrito con Sacyr, que controla un 20% de la petrolera española. El director de la petrolera mexicana ha anunciado que el 70% de la operación se financiará con deuda, que ha colocado hoy mismo en el mercado.

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Juan José Suárez Coppel, afirmó hoy en México D. F. que la empresa pública cuenta ya con los recursos necesarios para adquirir elevar hasta el 9,8% su participación adicional en la petrolera española Repsol, por un monto total de unos 1.700 millones de dólares (unos 1.200 millones de euros).

En conferencia de prensa en la capital mexicana, el ejecutivo de Pemex manifestó que la compañía estatal financiará el 70% de la operación con deuda que ha colocado hoy mismo en los mercados, y el 30% restante con recursos propios.

Suárez Coppel ha afirmado que el acuerdo de Pemex y la constructora española Sacyr Vallehermoso, por medio del cual unirán sus votos en el seno del Consejo de Administración de Repsol, es "en el mejor interés de Repsol y de nosotros como accionistas". La petrolera mexicana posee actualmente el 4,81 % de la española, cuota que se dispone elevar hasta el 9,8%.

En virtud del acuerdo alcanzado esta semana con Sacyr, las dos firmas sindicarán sus votos en el consejo de Repsol, para ganar peso en la gestión, actualmente dirigida por Antonio Brufau, de La Caixa. Tras el aumento de participación de Pemex, esta y Sacyr sumarán un 29,8%, justo debajo del 30% que exige la presentación de una OPA. Suárez Coppel ha dicho hoy que pretenden "separar el cargo de presidente del consejo de la de director general".

Según ha explicado el director general de Pemex, esta no busca cambiar la política de dividendos de Repsol, empresa que "seguirá siendo española". La petrolera mexicana ha expresado esta semana su interés por la experiencia de Repsol en proyectos de exploración en aguas profundas, de la que podría servirse para el desarrollo de sus actividades en el Golfo de México.

Permiso gubernamental

Los máximos directivos de Pemex han logrado el apoyo del Gobierno mexicano al acuerdo entre la compañía paraestatal y Sacyr de sindicación de sus participaciones en Repsol, y cuentan con las autoridades del país para imprimir el "impulso necesario" a la operación.

Según la publicación 'Excelsior', el director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, ha presentado el acuerdo al secretario de Energía del Gobierno mexicano, José Antonio Meade, quien ha dado el visto bueno al movimiento y considerado que se trata de una maniobra en la que las partes saldrán beneficiadas.

Para Pemex, la compra de un 5% adicional en Repsol, hasta un 9,8%, y la sindicación de su participación con el 20% Sacyr tiene sentido, porque convertirá a la petrolera en una empresa más internacional, le abrirá nuevos mercados y le fortalezará en una empresa rentable.

La prensa mexicana considera además que, con el acuerdo, Pemex muestra su capacidad para comenzar a actuar como una empresa, de forma más flexible y conforme a los movimientos del mercado. La adquisición del 5% adicional de Repsol, señala, valorada en algo más de 1.200 millones de euros, es además una operación asumible para Pemex.