Han caído un 1,57% tras haber subido un 17%

Las cuotas de la CAM cierran con caídas una sesión de locura

Las cuotas de la CAM se han desinflado y no han logrado encadenar tres sesiones consecutivas de subidas, aunque lo han intentado. Han concluido el día con una caída del 1,57%, tras haber llegado a subir un 17%.

Subieron un 13,7% el lunes, ayer un 71% y hoy han llegado a dispararse un 17%. Un inversor con una suerte inverosímil, que hubiera comprado en el mínimo de 0,9 euros por cuota de la semana pasada y hubiera vendido en el máximo de esta mañana, hubiera cosechado unas plusvalías de un 230%.

En todo caso, las cuotas de la caja alicantina han sufrido hoy una jornada de locura total. En el peor momento del día, han llegado a caer un 17,7%. El volumen negociado, en línea con el de las últimas sesiones, ha sido muy elevado, con 1,33 millones de títulos, según Bloomberg. El récord histórico de 2,6 millones de cuotas data de la semana anterior y contrasta con los 80.000 títulos que hasta el momento se movían al día de media en 2011.

Si ayer fue Caixabank el mayor comprador neto de títulos (adquisiciones menos ventas), hoy ha sido el más vendedor, con una desinversión de 138.087 cuotas, seguido de MG Valores (-61.055) y de Gesamed, la sociedad de valores de la propia CAM, que se ha deshecho de 51.030. En el otro lado de la balanza, Mercavalor ha sido el mayor comprador neto de cuotas, con 97.896, junto con Cheuvreux (50.800) y Bankia (30.700).

La semana pasada, las cuotas de la CAM se desplomaron un 61,5% en dos días, después de conocerse que el brazo ejecutor del Banco de España, el FROB, había decidido revocar el acuerdo de amortización de las cuotas a 4,77 euros por acción, lo que hubiera valorado la entidad en unos 3.000 millones de euros.

Los expertos consideran que el errático comportamiento de la CAM es producto de la especulación pura y dura. Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que va a pasar con las cuotas, si bien el mercado confía en que el Banco de España busque una solución para los cuotapartícipes, en su mayoría pequeños clientes de la CAM.

El 69% de la oferta se colocó entre minoritarios y empleados de la entidad. Solo el 31% fue a parar a los institucionales, mayoritariamente gestoras de las cajas de ahorros. A cierre del tercer trimestre de 2010, los últimos datos disponibles, el número de inversores en cuotas de la CAM ascendía a 54.000.

La caja de ahorros contaba con 1.843 millones de euros de capital principal sin incluir preferentes a cierre de 2010. Los expertos consideran que no tiene sentido que la caja se cargue sin más dilación los 292 millones de euros de capital de máxima calidad que suponen las cuotas participativas. Llegados a este punto, se abren varios escenarios para las cuotas.

Una de las posibilidades es que, una vez diseñada la estrategia de reestructuración de la entidad, el FROB decida amortizar las cuotas, aunque es casi imposible que sea al precio acordado por la cúpula anterior. Hay que tener en cuenta que, aplicando el descuento con el que han salido a Bolsa tanto Bankia como Banca Cívica -en torno al 60% de sus fondos propios una vez realizada la ampliación de capital-, la valoración de la CAM quedaría en el entorno de los 1.900 millones de euros. Y es de esperar que el descuento aplicado sea muy superior a de las entidades que ya han debutado, puesto que la situación de la CAM es más delicada.

Otra posibilidad con más lógica, a juicio de los expertos consultados, consiste en que sea el eventual comprador de la CAM quien asuma la responsabilidad de las cuotas. La amortización o el canje por acciones de la entidad compradora estaría en el aire, aunque, previsiblemente, el destino de las cuotas sea otro de los aspectos que el Banco de España negociará a la hora de vender la caja de ahorros alicantina.