Ante una posible subida fiscal

Philip Morris subirá entre 25 y 30 céntimos todas sus marcas

La tabacalera estadounidense Philip Morris ha confirmado que sube los precios de todas sus marcas entre 25 y 30 céntimos de euros. El objetivo de la compañía sería evitar los daños de una posible subida fiscal en España, según aseguran fuentes del mercado.

La guerra de precios entre los actores del mercado de tabaco puede mutar a una guerrilla defensiva ante un posible ataque fiscal. El gigante estadounidense y líder del mercado, Philip Morris, confirma en un comunicado que subirá los precios de todas sus marcas entre 25 y 30 céntimos de euro. El cambio de tarifas entrará en vigor previsiblemente mañana con su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE)

La cajetilla de Marlboro se encarecerá 25 céntimos y superará los 4,25 euros, mientras que Chesterfield subirá 30 céntimos, de 3,65 a 3,95 euros. Por su parte, L&M costará también 25 céntimos más, hasta los 3,75 euros. La tabaquera busca con esta decisión mejorar la recaudación vía impuestos especiales y anticiparse a un eventual incremento fiscal. La tributación del tabaco es un sistema complejo que aglutina hasta tres impuestos. Además, la presión fiscal sobre el tabaco se impone en mayor proporción sobre el precio de venta que sobre la cantidad de tabaco.

Este movimiento devuelve los precios de las cajetillas Philip Morris a los niveles anteriores a la guerra comercial que libran las grandes tabaqueras desde mediados de mayo. A mediados de julio, British American Tobacco (BAT) rompió la tregua declarada semanas antes al subir diez céntimos el precio de sus marcas de nivel medio. A principios de verano, las tabacaleras habían firmado la paz con sus últimos movimientos. Altadis decidió incrementar entre 20 y 30 céntimos los precios de sus principales marcas, como Fortuna, Nobel y Ducados, con el propósito de contribuir a poner fin a la llamada guerra de precios. Y Posteriormente, Philip Morris 'recogió el guante' y aumentó el 8 de julio entre 15 y 25 céntimos los precios de marcas como Marlboro, Chesterfield y L&M. JTI se incorporó también a la tregua subiendo Camel, en 15 céntimos por cajetilla, hasta 3,75 euros, y en 20 céntimos el de Winston, hasta 3,70 euros.

Una caída en las ventas del 19%.

En un contexto marcado, entre otros factores, por la entrada en vigor a partir de enero de la nueva Ley Antitabaco, que prohíbe fumar en lugares públicos cerrados, las ventas de cigarrillos cayeron un 18,99% en los siete primeros meses de 2011, con la comercialización de 1.733,36 millones de cajetillas, 406 millones menos que en el mismo periodo del año pasado.

A precios de venta al público en expendedurías, las cajetillas vendidas entre enero y julio alcanzaron un valor de 6.452,56 millones de euros, un 6,7% inferior a la facturación del mismo periodo del año pasado.