Rebaja la tarifa a los clientes que también tengan una línea de móvil

Movistar abre una nueva guerra de precios en ADSL

Ayer fue Orange la que dio el primer paso para entrar con fuerza en la competencia en móvil en el nuevo curso. Ahora ha sido Movistar, la marca de Telefónica. ¿Su opción? Una rebaja muy agresiva del ADSL.

Quien da primero da dos veces, dice el refranero popular. Y eso pretende Movistar. Han llegado los exámenes de septiembre y la compañía no está dispuesta a repetir las malas calificaciones con las que acabó el último curso en captación y conservación de clientes, así que ha puesto su fortaleza comercial a trabajar para mejorar sus cifras de banda ancha.

La respuesta ha sido una rebaja del ADSL de 16 euros al mes que deja la conexión a internet a alta velocidad en 24,9 euros (a eso hay que sumar la cuota de la línea y el IVA), frente a los 40,9 euros que cuesta ahora.

La oferta va dirigida tanto a los clientes actuales, que pueden solicitar pasarse a esta tarifa, como a los nuevos. ¿El objetivo? Fidelizar a los usuarios que ya tiene y tentar a los que no son suyos en un solo movimiento.

Eso sí, la propuesta tiene dos condiciones. La primera es que los que quieran acceder a ella deben tener una línea de móvil con la compañía o contratarla en el momento de pedir el ADSL. La segunda, que se trata de una promoción que solo puede ser contratada en septiembre. El precio de 24,9 euros es para siempre, dice Movistar, pero solo lo disfrutarán quienes lo contraten durante el próximo mes.

La propuesta de Movistar incluye tarifa plana de llamadas y 550 minutos para llamar a móviles desde el fijo. El precio, 24,9 euros, es más caro que el ADSL de Jazztel, por ejemplo, pero solo en el periodo de promoción. La cuota de Jazztel es de 19,95 euros en su oferta de 12 megas hasta final de 2012, pero a partir de ahí es de 33 euros.

Si se compara con Orange, en cambio, el precio de Movistar no es tan favorable. Esta compañía cobra 11,95 euros al mes por su ADSL durante los nueve primeros meses y a partir de ahí sube a 25,95 euros, pero se queda en 15,95 euros al mes para quienes sean también clientes de móvil de la compañía. Es decir, nueve euros más barato que Movistar, lo que equivale a una diferencia de 107 euros al año. Además, la propuesta de la marca de Telefónica tiene una caducidad de un mes (solo puede contratarse en septiembre), mientras que la rebaja de Orange para los clientes de ADSL que también lo sean de móvil se puede contratar en cualquier momento.

Ventajas de la contratación conjunta

La iniciativa de Movistar de primar a los clientes para que contraten varios productos no es nueva. Orange lleva tiempo con esta estrategia, a la que ha bautizado como Combina y ahorra y que consiste en rebajar la factura de sus usuarios entre cinco y 15 euros al mes dependiendo de cuáles y cuántos productos tengan.

Jazztel también ha avanzado por esta vía y cuenta asimismo con ventajas para los clientes que combinan varios de sus productos.

El objetivo es doble. Por una parte, se consigue que los usuarios contraten más productos con el gancho del ahorro y la rebaja, pero a la vez se fideliza a los clientes, porque es mucho más fácil (física y psicológicamente) darse de baja de un servicio que de varios.