Llega a Quebec

Nueva York se recupera de los efectos de Irene

El huracán "Irene" dejó a su paso por el estado de Nueva York importantes inundaciones en diferentes puntos de la Gran Manzana y de Long Island, que se llevó la peor parte de la tormenta tropical, y a casi un millón de personas sin electricidad.

Degradado a tormenta tropical, "Irene" tocó tierra en el barrio neoyorquino de Coney Island (Brooklyn) cerca de las 13:00 GMT de ayer, en una ciudad que respiró aliviada porque finalmente no tuvo que lamentar víctimas mortales pero que vio el domingo como se inundaban algunas zonas en los cinco distritos.

"Irene" sí se cobró al menos dos víctimas mortales en el estado de Nueva York, un hombre de mediana edad que murió electrocutado en la localidad de Spring Valley, unos 50 kilómetros al norte de la Gran Manzana, y una mujer que se ahogó en un arroyo de Nueva Escocia, un pueblo a las afueras de Albany.

Un portavoz del servicio de emergencias del condado de Rockland, Ron Lavigne, detalló a Efe que el hombre falleció en una calle inundada de Spring Valley mientras trataba de ayudar a un niño que había quedado enredado con unos cables eléctricos que cayeron tras el paso del huracán.

La mujer fallecida en Nueva Escocia se ahogó al caer a un arroyo que se había desbordado por las intensas lluvias que dejó el huracán "Irene" en la zona en las últimas 48 horas, y su cuerpo fue localizado por las autoridades locales, según informó la Policía Estatal de Nueva York.

Mientras, los neoyorquinos respiran aliviados después de recibir la visita de "Irene", que dejó numerosas inundaciones en los cinco barrios de la ciudad, especialmente en Staten Island y Queens, así como miles de árboles caídos como consecuencia de los fuertes vientos y el agua dejados por la tormenta.

Una vez que la tormenta tropical continuó su camino rumbo hacia Nueva Inglaterra, poco a poco los neoyorquinos volvieron a salir a la calle y pasadas las 18:00 GMT y con los primeros rayos de sol muchos turistas salieron a pasear a algunas de las zonas más concurridas de la ciudad como Times Square o Central Park.

También se asomaron a la "zona cero", cerca de Battery Park City, uno de los lugares del sur de Manhattan inundados, aunque las obras del nuevo Centro de Comercio Mundial no sufrieron daños y se mantiene los planes de inaugurar el próximo 11 de septiembre el Memorial del 11S con motivo del décimo aniversario de los atentados.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, destacó ante la prensa que la ciudad quedó en "bastante buena forma" gracias en parte a las medidas preventivas adoptadas, que incluyeron la evacuación obligatoria de 370.000 personas de las zonas con mayor riesgo de inundaciones y el cierre de la red de transporte público.

Tras el paso de "Irene" el servicio de autobuses fue el primero en arrancar parcialmente en algunas de sus líneas en Manhattan y el Bronx, que después se amplió a otras rutas en Queens, Brooklyn y Staten Island, aunque la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) no prevé que esté completamente operativo hasta el lunes. El servicio de metro, que usan a diario millones de personas para moverse por la ciudad, volverá a reanudarse a partir de las 10:00 GMT aunque "con menos frecuencia de lo habitual", lo que en todo caso facilitará a muchos neoyorquinos acudir a sus puestos de trabajo.

Las autoridades, que han llamado a los neoyorquinos a tener "paciencia" y ser "precavidos" en sus desplazamientos de mañana, informaron también de que el Port Authority Trans-Hudson (PATH), que conecta la ciudad de Nueva York con el estado de Nueva Jersey a través del Hudson, comenzará a funcionar a las 08:00 GMT del lunes. No tendrán la misma suerte los que dependan de la red de trenes de cercanías, ya que las tres líneas del Metro North siguen cerradas mientras se reparan los daños por la caída de árboles y la crecida del río Bronx, mientras que el Long Island Rail Road restaurará el servicio sólo en seis de sus ramales. La isla de Long Island es una de las más castigadas por "Irene", donde más de 420.000 personas pasarán hoy la noche sin electricidad, casi la mitad de los más de 900.000 personas que continuaban hoy sin suministro eléctrico en el estado de Nueva York por culpa de los apagones que dejó en huracán. La caída de miles de árboles y algunos postes de electricidad en los condado de Suffolk y Nassau se sumó a numerosas inundaciones que afectaron a cientos de viviendas en las zonas cercanas a las playas, muchas "barridas" por las olas, y que dejó anegadas carreteras de la red secundaria.