Lang Lang. Pianista

"El amor por la música me hizo seguir adelante"

Miles de millones de personas presenciaron su actuación en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín, que le convirtió en símbolo de la nueva China

"El amor por la música  me hizo  seguir adelante"
"El amor por la música me hizo seguir adelante"

Tom y Jerry con Franz Liszt de fondo fueron un motivo más que suficiente para que Lang Lang decidiera que el piano iba a ser su futuro. Con tan solo tres años dio sus primeros pasos en el mundo de la música y dos décadas de esfuerzo y sacrificio le han servido para que la crítica le considere el mejor pianista del planeta. Virtuoso o maestro artístico son solo algunos de los calificativos que emplean para definirle.

De todas las actuaciones que ha realizado, ¿cuál es la que más recuerda?

Cada concierto es diferente, pero si tuviera que elegir uno, me quedaría con el del Festival de Ravinia, en Chicago. En aquel momento tenía 17 años y me llamaron para que sustituyera a un importante pianista americano, André Watts. Actué para 30.000 espectadores y ese fue el inicio de mi carrera como sustituto.

Consigue movilizar a un gran número de seguidores, pero ¿cree que la música clásica tiene adeptos entre los jóvenes?

Sí, pero necesitamos que sean más, de ahí que esté tan involucrado en proyectos en esa dirección. No obstante, lo más importante es la educación musical, porque no basta con que un músico intente modificar la imagen para que los jóvenes sientan más cercanía.

Habla de cambiar la imagen. ¿Esa es la razón que explica su vestimenta y peinado?

El motivo fundamental, con independencia de mi profesión, es que en el fondo lo que soy es un joven más. La imagen es solo eso, imagen. De nada serviría la indumentaria si con mi música no consiguiera llegar a los espectadores.

Enamorado de la música clásica y apasionado de las últimas tecnologías. ¿Cómo se conjugan esos dos aspectos?

Las redes sociales y los avances tecnológicos forman parte de nuestro día a día. Considero que el futuro de la música es la distribución a través de internet, algo que no hay que mirar con temor porque permite ahorrar dinero y supone una forma más rápida de comunicación.

Cuando su profesor le decía que usted no valía para el oficio de pianista ¿pensó en abandonar?

Sí, pero poco a poco me percaté de que el problema no era mío y el amor que sentía hacia la música fue un motivo suficiente para continuar con mi empeño.

Los niños son su gran preocupación. ¿Cuál es la situación actual de la enseñanza musical en China?

China es un caso excepcional. Allí hay más de 40 millones de niños aprendiendo música. Sin embargo, son necesarios más profesores internacionales altamente cualificados para impedir la fuga de talentos.

Rompiendo con los estereotipos

En un ámbito tan restringido como el de la música clásica, Lang Lang ha conseguido traspasar las barreras y movilizar a millones de fans en todo el mundo. Pese a las numerosas trabas que encontró en el camino, ahora, a los 29 años, es alabado en cada rincón del planeta.

La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín fue su trampolín. Miles de millones de personas siguieron la actuación que le catapultó a la fama. Pero antes de esto tuvo que sortear algunos obstáculos que a punto estuvieron de acabar con su carrera. La lejanía de los padres en sus años de formación y la desconfianza de su profesor son algunos de los ejemplos. A ello hay que añadir una invitación al suicidio de su progenitor al ver que sus esfuerzos no daban los frutos esperados.

Sin embargo, su oportunidad de brillar no se hizo esperar mucho. Desde esa primera actuación en Chicago que consiguió poner en pie a los 30.000 espectadores allí congregados, se convirtió en el más prometedor pianista joven del mundo. El Chicago Tribune le apodó como "el grande" y comenzó a forjarse una leyenda.