Operación de integración

Rural de Canarias decide aliarse a Cajamar

La cúpula de Caja Rural de Canarias aprobó el pasado jueves negociar su integración en el Grupo Cooperativo Cajamar. Al descartar la fusión con la tinerfeña Cajasiete se desvanece el sueño de una gran cooperativa de crédito insular. El Gobierno regional acarició esa idea después de que las dos cajas de ahorros de la región se sumaran a Bankia y Banca Cívica.

La entidad de Las Palmas indicó el viernes en un comunicado que "tras valorar diferentes informes y diversas intervenciones de consejeros, se adoptó, por mayoría absoluta, optar por la adhesión al Grupo Cooperativo Cajamar a través de un sistema institucional de protección (SIP)".

Fuentes sectoriales indican que seis miembros del consejo rector preferían una alianza con Cajasiete. Pero los siete restantes se decantaron por la opción de Cajamar. Entre estos últimos estaba el presidente de la Rural de Canarias, Lucas De Saa.

La decisión de la cúpula de la cooperativa de Las Palmas aún debe ser refrendado por la asamblea de socios. Si se logra su visto bueno, el Grupo Cooperativo Cajamar contará con un balance de 31.528 millones y 1.117 sucursales.