La cotización se dispara tras anunciar una inversión de 3.500 millones

Warren Buffett acude al rescate de Bank of America

El multimillonario Warren Buffett, a través del grupo que preside, Berkshire Hathaway, acaba de despejar el futuro de Bank of America al anunciar una inversión de cerca de 3.500 millones en el entidad financiera.

"Bank of America es fuerte, está bien dirigida, y por eso llamé a Brian [en referencia a Brian T. Moynihan, consejero delegado de la entidad financiera] para decirle que quería invertir en la compañía". Está claro que Warren Buffett no podía haberle dado un regalo mejor al mayor prestamista de Estados Unidos. No solo se ha comprometido a invertir a través de Berkshire Hathway 5.000 millones de dólares en la firma, unos 3.500 millones de euros, sino que su comunicado confirmando la operación no puede ser más elogioso para el banco.

Y eso, en el caso de Bank of America, es una tabla de salvación en un momento en que la comunidad financiera estaba llena de dudas sobre su futuro.

Esta entidad ha perdido en lo que va de año (hasta que se ha conocido la intención de Buffett, por supuesto) la mitad de su valor, ya que los inversores daban por descontado que tendría que apelar al mercado para recapitalizarse. ¿Y a qué precio iba a tener que hacerlo y con qué garantías de éxito un banco rodeado de tanta desconfianza?

Pero Buffett ha acudido al rescate. Comprará 3.500 millones de euros en participaciones preferentes, unos instrumentos perfectos para la banca porque computan como capital (en la mayoría de los casos) y no tienen que se rescatados, que rentarán un 6% anual. Además, el multimillonario obtiene warrants para comprar 700 millones de acciones a 7,14 dólares (este precio es superior al del cierre del miércoles, pero durante la sesión de hoy fue ampliamente superado). El resultado es que Bank of America se ve liberado de un plumazo de tener que pedir capital adicional, ya que de esta forma cumple con las nuevas exigencias de solvencia.

La reacción en Bolsa no se ha hecho esperar. De hecho, ha llegado incluso antes de tiempo, porque ya ayer la cotización se disparó un 11%. A la apertura de hoy, la revalorización llegó a superar el 20%, para cerrar en el 9,44%.

El viernes pasado se conoció que la entidad financiera planea recortar este mes 3.500 empleos y lleva semanas desprendiéndose de activos con el objetivo de ahorrar gastos para aumentar su capital y poder centrarse así en los servicios para consumidores, prestamistas comerciales y banca de inversión.