Del 5% al 2,75%

Canarias también reduce su IVA para la compra de vivienda nueva

El Consejo de Gobierno ha aprobado reducir el IGIC, el equivalente al IVA en las islas, para la adquisición de viviendas nuevas con precio inerior a 150.000 euros, y bonificar en el IRPF hasta el 10% de las obras de reforma de las casas.

El Consejo de Gobierno de Canarias acordó hoy reducir del 5% al 2,75% el IGIC (equivalente al IVA en las islas) en la adquisición de viviendas nuevas para uso como primera residencia siempre que el precio no exceda de los 150.000 euros, así como bonificar en el IRPF hasta el 10% de las obras de reforma de las casas.

Estas medidas fueron anunciadas por el presidente del Gobierno de Canarias tras la reunión del Consejo y son consecuencia de la decisión del Gobierno central de rebajar el IVA en la compra de vivienda nueva, medida que no es aplicable en Canarias. Paulino Rivero dijo que el Gobierno de Canarias, de coalición entre CC y PSOE, piensa que la reducción del IVA del 8% al 4% acordada por el Gobierno central hasta el 31 de diciembre de 2011 en la venta de cualquier vivienda nueva, aunque sean segundas residencias, no persigue apoyar a las familias con necesidades, sino favorecer a los bancos.

En cambio, el acuerdo de reducción del IGIC en Canarias hasta el 2,75% (cercano al tipo que se paga por la vivienda protegida del 2%) está limitado a la venta de casas nuevas para vivienda habitual con precio inferior a 150.000 euros, de manera que se orienta a las familias que realmente lo necesitan. Esta reducción impositiva entrará en vigor tras la aprobación del correspondiente proyecto de ley que enviará el Gobierno de Canarias al Parlamento regional para que se tramite por el procedimiento de lectura única, y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2012.

La otra medida acordada por el Gobierno de Canarias se centra en bonificar en la declaración del IRPF las obras de rehabilitación de viviendas hasta en un 10% de su presupuesto con un límite de 5.000 euros por año durante tres años. Esto supone que cualquier mejora que se realice en cualquier vivienda del archipiélago desde el 1 de septiembre de 2011 y a lo largo de 2012 podrá ser desgravada en la declaración del IRPF hasta un máximo de 500 euros por año durante tres años. Paulino Rivero explicó que con esta medida se pretende, además de ayudar a los ciudadanos a mejorar sus viviendas, fomentar actividad en el sector de la construcción, lo que permite crear empleo.

Otra consecuencia que espera el Gobierno de Canarias de esta ayuda es que aflore "trabajo no declarado", es decir, economía sumergida en el sector, lo que mejorará la recaudación por el IGIC y de esa manera se compensa la bonificación. Según los cálculos del Gobierno, si se acogen a esta medida el 10% de las casas de más de diez años y el 2% de las casas de menos, se crearán 10.000 empleos y los ingresos extras compensarán el coste de la ayuda. En cuanto a la reducción del IGIC para la vivienda nueva habitual, Rivero no cuantificó su incidencia en los ingresos públicos.