Mañana seguirá la negociación tras finalizar la reunión de hoy sin acuerdo

Las claves del conflicto entre Liga y jugadores

No hubo jornada liguera este fin de semana, y ambas partes siguen las conversaciones para evitar la huelga declarada también para la segunda jornada. ¿Cuáles son los principales motivos de la división?

Representantes de Liga y AFE, en una de sus últimas reuniones
Representantes de Liga y AFE, en una de sus últimas reuniones

¿Cuáles son los motivos principales de la discordia?

La falta de un acuerdo para la firma del convenio colectivo se debe, principalmente, a dos puntos: el fondo de garantía concursal y el fondo social. El primero, es una cantidad que la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LFP) destinaría a garantizar parte de los salarios de los jugadores a los que sus clubes, acogidos a la Ley Concursal, les adeudan. Según la LFP, dicho fondo garantiza 240.000 euros a los jugadores de 1ª y 120.000 a los de 2ª. La patronal aportaría unos 10 millones anuales durante cuatro años. El sindicato de jugadores (AFE) cree que esta propuesta no se ajusta a sus peticiones, y que la LFP la aprobó de forma unilateral. Además, reduce las cantidades garantizadas a 60.000 y 40.000 euros a los jugadores de 1ª y 2ª, ya que entre otros motivos sólo este año se han declarado siete concursos de acreedores.

En cuanto al fondo social, es una cantidad que la LFP aporta a la AFE para sus gastos y mantenimiento. Desde la patronal cifran en 11 millones en los últimos cuatro años la cantidad aportada, y consideran que la financiación no ha de renovarse.

¿Qué pide el sindicato?

Que los clubes paguen los 50 millones de euros que se adeudan a unos 200 jugadores profesionales, y que en el convenio colectivo quede plasmado que aquellos equipos acogidos a la Ley Concursal y que deban dinero a sus plantillas desciendan de categoría, como queda recogido en la Ley del Deporte.

¿Y qué responde la LFP?

La patronal considera que no puede asumir las cantidades adeudadas por los clubes, y que las cantidades que se han garantizado en casos de impagos son el máximo que pueden aportar. También que la aprobación del Reglamento de Control Económico, que controlará las cuentas de los clubes e impondrá sanciones en tres años a los que no cumplan con el equilibrio presupuestario, es una prueba del interés de la LFP por mejorar la situación del fútbol español.

En cuanto al descenso de los clubes en Ley Concursal con deudas a sus jugadores, la LFP argumenta que este punto requiere de una modificación de la ley, lo que no entra dentro de sus competencias.

¿Hay unidad entre los propios clubes?

La Ley Concursal es un motivo de división dentro de la propia patronal. Algunos presidentes como Fernando Roig, del Villarreal, o Patxi Izco, de Osasuna, han afirmado públicamente que los clubes concursados con deudas a sus futbolistas han de descender, ya que consideran que juegan con ventaja respecto a otros clubes que cumplen con sus obligaciones de pago. La Ley del Deporte recoge que todo club con deudas a sus trabajadores a 30 de junio pierda automáticamente la categoría, pero la Concursal permite a los acogidos a ella aplazar el pago a sus acreedores, incluídos jugadores, y anula la obligación de descender de categoría.

¿Habrá fútbol este fin de semana?

La AFE declaró la huelga para la primera y segunda jornada, y su presidente, Luis Rubiales, afirmó que no se jugará hasta que se firme el nuevo convenio colectivo. Según se informa desde ambos lados, las posiciones están alejadas pese a que las reuniones que se vienen sucediendo casi a diario, lo que no invita a pensar que se vaya a llegar a un acuerdo total. Una posibilidad sería llegar a un acuerdo de mínimos y que la competición pudiera comenzar, algo por lo que aboga la LFP y que los jugadores, en principio, no contemplan.