Pasará del 8% al 4%

Se reduce el IVA para la adquisición de vivienda nueva

As en la manga del Gobierno. A la modificación en la gestión del impuesto de sociedades y al hachazo del gasto farmacéutico se le suma la reducción temporal del IVA para la compra de vivienda nueva.

El Consejo de Ministros ha tomado una medida inesperada. En un intento por contener el descalabro del sector inmobiliario, el Gobierno ha decidido darle un impulso a través de la reducción del IVA que grava la adquisición de vivienda nueva. Esta iniciativa es de carácter temporal y caducará el 31 de diciembre de 2012. Mientras tanto, todo aquel que se decida y compre un inmueble nuevo pagará un 4% de gravamen frente al 8% fijado hasta ahora.

El ministro de Fomento y portavoz del Ejecutivo, Jose Blanco, ha insistido en que el objetivo es "incentivar la compra de viviendas para reducir el exceso de stock existente en la actualidad". Además, el político gallego ha insistido en que a pesar de las dificultades del sector, existen algunas zonas en las que "hay demanda latente que puede beneficiarse de este IVA superreducido".

Por su parte, la ministra de Economía, Elena Salgado, ha querido recordar que la idea "no es volver a los niveles de actividad inmobiliaria previos a la crisis pero si conseguir un volumen adecuado al tamaño de nuestro país". Además, Salgado ha querido recordar los datos publicados por Eurostat correspondientes a junio en los que se revela que la construcción en España ha descendido respecto 2010 en un 43%, cuando la media del resto de Europa registraba una caída del 11%.

Además, Blanco ha querido poner un ejemplo práctico sobre el ahorro que puede suponer esta medida para los contribuyentes. De esta forma, una persona que va adquirir un piso por valor de 200.000 euros tendrá que abonar 8.000 euros en concepto de IVA frente a los 16.000 euros que debería de pagar si no hubiese reducción.

Frente al ahorro para los compradores, la reducción a la mitad del IVA que grava las viviendas nuevas tiene un impacto negativo en la recaudación de este impuesto. No obstante, Salgado ha asegurado que el impacto será neutro porque "una vivienda que no se vende supone un ingreso cero" y esta medida previsiblemente animará una ventas que están en caída libre, lo que "compensará la caída de ingresos".