Se recetarán compuestos y no marcas comerciales

Nuevos recortes en el sector farmaceútico para ahorrar 2.400 millones de euros

El Gobierno ha vuelto a sacar la tijera, y el enorme gasto farmacéutico es un montante apetitoso sobre el que lanzarse. Así, el Ejecutivo ha aprobado hoy las medidas necesarias para ahorrar a las arcas públicas 2.400 millones de euros y otros 167 a los ciudadanos.

Una de las farmacias de Ciudad Real que cerraron para protestar por los impagos de la Junta
Una de las farmacias de Ciudad Real que cerraron para protestar por los impagos de la Junta

Nueva vuelta de tuerca al sector farmacéutico. Tras el ahorro de 1.500 millones de euros que y aplicó el ministerio de sanidad en 2010, ahora el Gobierno busca recortar 2.400 millones adicionales. Este anuncio, realizado por el presidente del Ejecutivo el pasado 29 de Junio, ha provocado la protesta del sector que a través de la patronal Farmaindustria ha denunciado repetidamente que "se está poniendo al sector al límite". A pesar de ello, el paquete de recortes ya esta listo y hoy ha sido aprobado en Consejo de Ministros.

El lote de medidas recoge principalmente tres iniciativas. La más relevante es que a partir de ahora el médico deberá recetar el compuesto o principio activo y no la marca comercial del medicamento como ocurría hasta ahora, algo que ya se ha experimentado en algunas comunidades autónomas, como Andalucía. Una medida contestada por las asociaciones médicas, ya que los facultativos conocen los fármacos por su nombre.

En segundo lugar, el Ejecutivo ha anunciado que se rebajará en un 15% el precio de los medicamentos de más de diez años que no tengan un genérico en el mercado. Farmaindustria considera que no tiene sentido, ya que considera que cuando se dan estas circunstancias el fármaco ya cuenta con un precio bajo y un margen muy ajustado.

Asimsmo, el Consejo de Ministros ha dado el visto bueno a la homogeneización de los precios en todas las comunidades autónomas. En este caso se ha contado con la aprobación de la patronal del sector aunque se puede entrar en conflicto con las limitaciones establecidas por algunos territorios.

El Gobierno ha anunciado, además, que se concederán ayudas de hasta 10.000 euros al año (833 mensuales) a las farmacias rurales o ubicadas en núcleos pequeños de población como compensación por los bajos márgenes. La intención del Ejecutivo es garantizar la viabilidad de estas farmacias para asegurar a la población la prestación de un servicio básico. Por último, Moncloa ha dado un plazo de seis meses para que las distintas administraciones consensuen una tarjeta sanitaria única, que deberá estar operativa antes del 1 de enero de 2013.

El ministro portavoz, José Blanco, ha querido hacer hincapié en el ajuste que supone este paquete de iniciativas ya que "se puede ahorrar manteniendo la calidad de la Sanidad Pública y vamos a generar un ahorro a las comunidades autónomas de en torno a 2.400 millones de euro cada año y a los bolsillos de los ciudadanos unos 177 millones de euros".