El fraude asciende a 48 millones de euros en los siete primeros meses del año

La policía italiana denuncia a 4.400 personas por estafas a la Seguridad Social

La Guardia de Finanzas transalpina tomó esta decisión tras realizar más de 11.000 controles de enero a julio de este año sobre los beneficiarios de subsidios sociales.

Los controles efectuados durante los siete primeros meses del año por la Guardia de Finanzas de Italia, el cuerpo que persigue los delitos fiscales y fronterizos, han sacado a la luz fraudes de todo tipo: desde supuestos ciegos con subsidios por discapacidad y que conducían sus coches para ir a hacer la compra hasta "pobres" que tenían a su nombre decenas de apartamentos.

Los medios de comunicación han referido el caso de un "pobre" que, en Lecce, ciudad situada al sur de Italia, había percibido en los últimos diez meses 112.000 euros a costa de la Seguridad Social.

Según los datos de la Guardia de Finanzas, 270 extranjeros se apropiaron de 6,2 millones de euros (a razón de 23.500 euros por cabeza) que luego invertían en sus países de origen. Asimismo, aproximadamente 612 personas seguían recibiendo pensiones de parientes que llevaban años muertos, lo que costaba al Estado 3,7 millones de euros.

La Guardia denunció la extendida estafa de los "falsos braceros agrícolas", empleados ficticiamente en periodos estacionales de recogida de fruta. Un total de 3.222 personas se habrían aprovechado de las indemnizaciones por desocupación previstas por ley y se habrían embolsado más de 19 millones de euros.

Antonio Mastrapasqua, director del Instituto de la Seguridad Social (INPS), se felicitó por el "gran trabajo" realizado por las fuerzas del orden en combinación con su departamento.