Españolas como Acciona, ACS, Ferrovial o FCC han mostrado ya su interés

California ultima la solicitud de clasificaciones para su AVE

El Estado de California continúa dando pasos definitivos para sacar adelante el proyecto del tren de alta velocidad entre Sacramento y San Diego. La entidad encargada de promoverlo, la California High Speed Rail Authority, tiene ya en sus manos el informe preliminar de impacto ambiental, documento que salió ayer a exposición pública hasta finales de septiembre. Además, está a punto de dar a conocer los requerimientos para que las constructoras se clasifiquen de cara a futuros concursos.

Estos dos trámites sitúan a California cerca de un objetivo para el que cuenta con 6.330 millones de dólares comprometidos entre fondos estatales (60%) y federales (40%) que han ido aportando principalmente la American Recovery and ReInvestment Act (ARRA) y el High-Speed Intercity Rail Program (HSIPR).

Distintas compañías españolas como Acciona, ACS, Ferrovial, FCC, Comsa, Globalvía, OHL o Sacyr, han mostrado ya su interés por participar en la construcción y posterior operación del que sería el primer tren de alta velocidad estadounidense.

Tramo central

El informe preliminar de impacto ambiental hace referencia a los dos primeros tramos: Merced-Fresno (65 millas o 104 kilómetros), para el que se han estudiado los posibles impactos en seis variaciones de ruta, y Fresno-Bakersfield (113 millas o 180 kilómetros), para la que se evalúan tres trazados.

Los dos tramos analizados, según la autoridad ferroviaria californiana, constituyen la columna vertebral de una infraestructura de 800 millas (1.280 kilómetros).

La California High Speed Rail Authority prevé arrancar las obras en 2013, por lo que llamará próximamente a constructoras de medio planeta para que cumplan con el requerimiento de clasificación.

Presupuestos

El tramo entre Merced y Fresno se ha valorado entre 3.800 y 6.900 millones de dólares, dependiendo del trazado. Para el segmento que irá de Fresno a Bakersfield, la autoridad para la alta velocidad estima un presupuesto de 6.200 a 7.200 millones de dólares.