Italia y Portugal vuelven a aplicar dolorosas medidas de ajuste

Una Europa asfixiada recurre a la tijera para escapar de la crisis

Los problemas relacionados con la deuda y la financiación vuelven a aflorar con virulencia cuatro años después del estallido de la crisis. Italia, España, Portugal, Francia, Reino Unido... la práctica totalidad de países se ha visto obligado a volver a aplicar dolorosos recortes. La debilidad económica de los países de la zona euro no se está traduciendo en una caída de precios, lo que puede mermar aún más el consumo de los hogares.

Monedas de euro
Monedas de euro

El Gobierno de España celebrará el próximo viernes 19 de agosto un decisivo Consejo de Ministros extraordinario en el que se aprobarán nuevas medidas de calado para reducir el déficit de una economía a la que solo la intervención del Banco Central Europeo el pasado domingo ha alviado su ahogo. El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, explicó recientemente que en tanto en esta reunión como en el otro Consejo extraordinario, siete días más tarde, "probablemente" se incluya un decreto ley que contemple la reforma del sistema del gasto farmacéutico, así como una modificación en el Impuesto de Sociedades, que ya adelantó la vicepresidente del Gobierno, Elena Salgado, el pasado domingo. Además, Jáuregui ha dicho que puede incorporarse "alguna otra medida de carácter económico que pueda tener carácter de decreto ley", entre ellas alguna relacionada con el empleo.Todas estas medidas se suman a las que el Gobierno ya ha venido aplicando desde mayo de 2010.

A medida que pasan los días se van conociendo ejemplos de la asfixia económica que empieza a asaltar a las administraciones públicas. El diario El País explicó hoy que Defensa renegocia una deuda de 26.000 millones que no puede pagar. Para ello, pretende alagrar cinco años hasta 2030 el plazo para abonar tanques, aviones y fragatas. El Ministerio necesita 2.500 millones al año para atender sus compromisos. La Junta de Castilla-La Mancha, por su parte, adeuda 125 millones que asegura no puede pagar a las farmacias de la región, lo que ha llevado a éstas a la huelga.

Italia

Italia, en todo caso, ha logrado suplantar a España en el punto de mira de los mercados. Y así, el otrora reticente primer ministro Silvio Berlusconi se ha visto obligado ayer a presentar el viernes un draconiano plan de ajuste que prevé ahorrar 45.000 millones de euros en dos años con el fin de lograr el equilibrio presupuestario en 2013. Para ello, elevará los impuestos a las rentas más altas y recortará los fondos a ayuntamientos y regiones.

Este nuevo paquete se añade al ya aprobado en julio que estima un ahorro de 79.000 millones. Entre las medidas adoptadas, se encuentra una reducción de los fondos para las administraciones locales y regionales de 9.500 millones en dos años. Berlusconi también exigirá un esfuerzo importante a sus ciudadanos, con una subida del IVA que no fue precisada (en la actualidad se encuentra en el 20%), y anunció la inminente aplicación del llamado "impuesto solidario", que gravará las rentas más altas. Este consistirá en un aumento del 5% en los impuestos para quienes ganen más de 90.000 euros anuales, y de un 10% para quienes superen los 150.000, con el que prevé recaudar 8.000 millones. Además, aumentará el tipo que grava las rentas de capital, excepto los títulos del Estado, del 12,5% al 20%.

Portugal

Gobierno portugués, por su parte, anunció ayer su decisión de adelantar para octubre la subida del IVA a la luz y el gas que estaba prevista para 2012. La decisión de elevar el impuesto del 6% al 23% supone una recaudación suplementaria de 100 millones de euros y ayudará el país a cumplir el objetivo de reducir su déficit fiscal del 9,1% del PIB hasta el 5,9% a finales de año. Las familias con menos recursos, sin embargo, podrán beneficiarse de una "tarifa social" que todavía no está detallada.

Francia

Estos planes se anticipan al que presentará el Gobierno francés el día 24 de agosto. El crecimiento del PIB de la segunda potencia de la zona euro se estancó en el segundo trimestre. Y así, el Ejecutivo de Nicolas Sarkozy, el mismo que el domingo felicitaba a España e Italia por las medidas adoptadas, ha visto en cuatro días cómo se ha convertido en el nuevo objetivo de los mercados. Su déficit del 7% a finales de 2010 y una deuda de más del 80% sobre el PIB han aparecido, casi de repente, como un serio problema para la zona euro, a lo que hay que sumar el dato de crecimiento nuloen el segundo trimestre conocido hoy. Los problemas se le amontonan a Nicolás Sarkozy, que ha tenido que interrumpir sus vacaciones para afrontar la situación y pedir a sus responsables económicos y financieros nuevas medidas para lograr alcanzar el objetivo de déficit: del 5,7% este año y del 4,6% en 2012. Entre ellas se incluirá la supresión de diversas exenciones fiscales. La reducción de algunos beneficios fiscales ya se aplicó en 2010 y con ella se logró recaudar 10.000 millones adicionales.

Reino Unido

David Cameron esperó poco tras ser elegido primer ministro para anunciar medidas de austeridad. "Son los ajustes más fuertes que se han hecho en el Reino Unido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, más drásticos de lo que fueron los de Margaret Thatcher", se ha repetido sin cesar en las islas desde entonces. Entre ellas, la sypresión de 500.000 puestos de trabajo en la función pública en cuatro años; reducción del presupuesto en 91.000 millones de euros, de los cuales 20.000 millones afectarán a las políticas de bienestar social; menores subsidios por incapacidad, en ayudas a la vivienda y en deducciones impositivas; la edad de jubilación pasará de 65 a 66 años en 2020; el IVA pasará del 17% al 20%; a las entidades locales se les rebajará el 7%; a la reina se le congela el presupuesto este año, pero se le rebaja en el 14% los dos siguientes. Todas estas cifras se resumen en un recorte medio a los ministerios del 19%.