Cierre de sesión

Wall Street recupera la ilusión

Menos peticiones de desempleo de las esperadas y unas cuentas de Cisco mejores de lo previsto catapultan el ánimo alcista en el parqué neoyorquino. El Dow Jones sube un 3,9%, el S&P y el Nasdaq llegan al 4,6%.

La Bolsa de Nueva York va camino de culminar su semana más volátil desde 2008 -menciones catastrofistas aparte- teniendo en cuenta que hoy cerró animosamente al alza tras hundirse ayer por debajo de la barrera psicológica de los 11.000 puntos, con caídas de más del 4%. Borrón y cuenta nueva (por segunda vez en la semana): el compendio industrial del Dow Jones se dispara un 3,95% hasta los 11.143; los 500 de S&P siguen la misma estela en un 4,63% hasta los 1.172 puntos; y los 100 tecnológicos del Nasdaq aúpan un 4,69%, instalándose en los 2.492 enteros.

El parqué neoyorquino se había despertado con una de cal y otra de arena antes de la apertura. Por un lado, se conocieron unos datos semanales de peticiones de subsidios de paro en EE UU, mejores de lo previsto, que han aportado una buena dosis de energía a los tres selectivos a lo largo de toda la sesión. De las 405.000 solicitudes que se esperaba recibir, se han materializado 395.000.

Por otro lado, los inversores se han topado antes de jugar sus cartas con las peores cifras del déficit comercial estadounidense desde octubre de 2008: un 4,4% mayor en el mes de junio, hasta los 53.100 millones de dólares. Algo que, sin embargo, no ha quitado el apetito a los más optimistas. De hecho, el contrapunto de la sesión no ha venido de manos de las exportaciones e importaciones, sino del índice semanal de confianza de los consumidores de Bloomberg, publicado apenas 15 minutos después de la apertura.

No obstante, pese a que ha dejado las peores cifras desde el pasado mayo, la encuesta de Bloomberg no parece haber repercutido demasiado en las decisiones de los inversores. En el momento de la publicación, Dow Jones crecía algo menos, un 0,5%, pero poco después ha vuelto a dispararse hasta casi el 1,4%.

Gran parte del impulso se debe también a los buenos resultados trimestrales de Cisco Systems, presentados ayer con unas expectativas positivas que han desbaratado totalmente las previsiones de los analistas.

Dentro del sorpresivo cambio de tendencias, el oro ha vivido hoy su jornada más bajista desde 2008 al caer hasta los 1.751 billetes verdes, tras haber alcanzado ayer el récord de los 1.817 dólares la onza.