Dos escalones menos, desde A-

Fitch rebaja la nota de Chipre hasta BBB, con perspectiva negativa

La agencia de calificación anticipa que "Chipre no podrá acceder a los mercados internacionales de deuda para refinanciar la deuda que vence en 2011 y 2012".

La agencia internacional de calificación de riesgos Fitch ha anunciado hoy que ha reducido el "rating" de Chipre en dos escalones, de A- hasta BBB, con una perspectiva negativa.

"La bajada de dos peldaños refleja la caída fiscal actual y anticipada que se debe a la expectativa de Fitch de que Chipre no podrá acceder a los mercados internacionales de deuda para refinanciar la deuda que vence en 2011 y 2012", señala la agencia en un comunicado.

Según Chris Pryce, director del grupo de deuda soberana de Fitch, se espera que el déficit de 2011 estará cerca del 7% del PIB. El analista agrega que esta subida ante la estimación inicial del 4% "no puede achacarse a la reciente explosión en una base naval, que destruyó la principal planta de generación eléctrica".

Fitch redujo hoy también el "rating" de la deuda a corto plazo de F3 a F1.

Chipre es, detrás de Malta y Luxemburgo, el miembro más pequeño de la zona euro, con apenas 700.000 habitantes, y tiene una economía estrechamente relacionada con Grecia, el primer país comunitario que tuvo que pedir ayuda exterior para evitar la bancarrota. Fitch calcula que, a más tardar, Chipre necesitará en 2012 ayuda del exterior para poder financiar su deuda y esto "refleja una falta de opciones, lo que es inconsistente con una emisor de deuda con categoría A-.

Con unas reservas mínimas en efectivo, el Gobierno de Chipre afrontará la devolución de unos 1.200 millones de euros en deuda en los dos primeros meses de 2012. Actualmente, el pequeño país mediterráneo debe pagar unos intereses del 15,4% en sus bonos a tres años, lo que no podrá soportar sin pedir ayuda externa.

El Gobierno de Chipre adoptó precisamente hoy un paquete de medidas de austeridad, que será presentado mañana al Parlamento. Fitch reconoce que se trata de medidas ambiciosas que podrían devolver al país a la senda de unas finanzas más sólidas, aunque advierte de que los gobiernos chipriotas no suelen ser capaces de aplicar todos los planes de austeridad.

Según la agencia, una de las tres grandes en el mundo de la calificación de riesgos, el sector bancario chipriota está muy expuesto en Grecia, con una cuarta parte de sus activos en bonos helenos. Además, la entidades chipriotas han prestado mucho dinero a empresas y hogares en Grecia.

Por otra parte, Fitch señala que, debido a la explosión en la base naval y la destrucción de la principal planta eléctrica, el crecimiento económico del país se verá reducido este año y el próximo en unos 1,5 puntos porcentuales, respectivamente.