Nuevo descalabro en Wall Street, que cae hasta niveles de otoño de 2010

El BCE logra que la prima de riesgo de España anote la mayor bajada de su historia

La incertidumbre persiste. La decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar bonos españoles e italianos provocó un ajuste histórico de las primas de riesgo, pero no impidió que Wall Street arrastrase a las demás Bolsas por el miedo a una recesión. Con Europa cerrada, Nueva York hizo mínimos desde otoño de 2010.

Detalle de la Bolsa de nueva York
Detalle de la Bolsa de nueva York

La jornada de hoy vuelve a presentarse complicada. Los inversores europeos tendrán que digerir el hecho de que Wall Street llegara asomarse nuevamente al abismo. Nueva York estuvo a punto de registrar las mayores pérdidas en tres años. La caída se moderó por la tarde, pero el sesgo fue bajista desde el principio y eso arrastró a Europa. El presidente estadounidense, Barack Obama, compareció por sorpresa para criticar la decisión de S&P de rebajar el rating y aseguró que su país siempre será "triple A". Sus palabras no lograron surtier efecto en la Bolsa. Al final, el Dow cedió el 5,55%, el S&P 500, el 6,66% y el Nasdaq, el 6,90%. Los índices están al nivel más bajo desde otoño de 2010. En dos semanas, Wall Street ha perdido un 14%. El efecto del BCE solo se dejó sentir en los bonos.

Bien es cierto que el impacto del anuncio de la autoridad monetaria europea fue histórico. Las emisiones soberanas españolas cerraron la jornada con un diferencial de 289 puntos básicos sobre el bono alemán. Se abarataron en 80 puntos básicos. Se trata de la mayor bajada de su historia. El spread de la deuda italiana se relajó desde los 374 a los 302 puntos. El banco central consiguió conjurar, de momento, que España e Italia entraran en barrena.

El jarro de agua fría llegó desde Berlín. Cristoph Steegmans, portavoz de la cancillería germana, cargó contra un fondo de apoyo europeo más robusto. "El FEEF se mantendrá como está y tendrá el volumen que le fue asignado el pasado 21 de julio cuando fue constituido", indicó. El fondo puede endeudarse hasta los 440.000 millones, una cantidad insuficiente para sostener la deuda de una gran economía de europea. Los analistas creen que debería estar dotado con 1,5 billones. Pero Alemania se muestra reacia a pagar los excesos de países menos diligentes.

Para los expertos de Royal Bank of Scotland (RBS) la intervención del BCE en favor de España e Italia "ha sido necesaria y bienvenida, si bien no confronta las debilidades subyacentes del sistema". Entre estas enumeraron las altas tasas de deuda pública y privada, la ausencia de integración fiscal en Europa, y la falta de un regulador bancario fuerte en la zona euro.

Los expertos consultados coinciden en que, si se limitan a ser algo temporal, las compras de deuda del BCE perderán su efecto anestésico. Así lo explica Nuria Álvarez, analista de Renta 4, "lo que haga la prima de riesgo dependerá del avance en la aprobación legislativa de las medidas anunciadas, la intensidad y duración de las compras del BCE y los nuevos pasos para reducir el déficit".

Mientras, los mercados renta variable parecieron instalarse en un mundo paralelo al de los bonos. Madrid y Milán perdieron lo ganado en el impulso matinal y cerraron con descensos respectivos del 2,44% y el 2,35%. La marea de números rojos llegó a Londres (-3,39%), París (-4,68%) y Fráncfort (-5,02%). El cierre del Ibex de 8.459,4 puntos deja al índice en mínimos desde abril de 2009.

Los expertos restaron importancia al efecto sobre estas caídas de la rebaja del rating de EE UU anunciada por Standard & Poor's (S&P) el pasado viernes. La revisión (desde AAA hasta AA+) se daba por descontada. Varios analistas consideraban natural y lógico este deterioro de la nota de solvencia. Eso sí, también hay oposición más allá de la del Gobierno de EE UU. El magnate Warren Buffett, el segundo hombre más rico del mundo, no comparte el criterio de la agencia. Buffett estimó que el país se merece una "cuádruple A" por su solvencia. Moody's y Fitch mantienen estables sus valoraciones, pero en perspectiva "negativa".

A los mercados les preocupa que S&P someta a una nueva rebaja la deuda estadounidense en los próximos 24 meses, algo posible si se deteriora aún más la posición fiscal del país o sus instituciones políticas continúan inoperantes.

Los ojos de los inversores están puestos sobre la evolución de la economía mundial. Nouriel Roubini, economista estadounidense conocido por sus predicciones agoreras, cree que "EE UU puede encaminarse a una recesión en forma de W, con una doble caída". Pero su opinión no es compartida por otros colegas.

"Los datos apuntan a una ralentización importante de la economía mundial, pero no a una recesión", comenta Adrián Serrano, analista de Norbolsa. Pero reconoce que en esta ocasión se presenta un desafío adicional: las políticas fiscales expansivas han tocado techo y las actuaciones sobre la política monetaria tienen un límite. Por eso, "si hubiera una segunda caída de la economía mundial, sería más dañina que la primera".

Nicolás López, director de análisis de M&G Valores, sostiene que "no parece que la economía del mundo vaya a caer y llegue el fin del mundo", pero sí estima que "la Bolsa aún debe terminar de recoger las expectativas de menor crecimiento. Luego se recuperará".

Por último, Steen Jakobsen, economista jefe en Saxo Bank, cree que "esta crisis es resultado de años de dejadez económica. La factura no se pagará en un día, sino que a través de varios años de bajo crecimiento, escasa rentabilidad en las Bolsas y costes marginales elevados".

Valores clave

Santander. La entidad presidida por Emilio Botín retrocedió ayer un 1,15% y cerró en 6,37 euros. En el año se ha depreciado ya un 19,65%.

Bankia. Cayó un 0,81% y terminó en 3,67 euros, el mínimo desde que salió a cotizar el pasado de julio y lejos del precio de salida de 3,75 euros.

BBVA. El segundo banco español también se vio severamente castigado, bajó un 1,77%. Cerró en 6,37 euros.

Arcelor. El peor valor del Ibex, con una caída del 9,67%, mínimo desde abril de 2009.