Firmas como Bentley, Ferrari o Rolls Royce han sufrido caídas

Los coches de lujo sortean la crisis y duplican ventas

Las compras de automóviles caros crecen en 2011 un 112%, en contraste con una caída del 25% del sector

Los coches de lujo sortean la crisis y duplican ventas
Los coches de lujo sortean la crisis y duplican ventas

En medio de la hecatombe que sufre el sector del automóvil en España, cuyas ventas caen en el año casi un 25%, el lujo no solo sobrevive, sino que renace de sus cenizas: hasta julio, suben un 111,8%. Además, a este segmento hay que añadir el del todoterreno de lujo, que ha aumentado en un 4,7% en el mismo periodo. Por contra, el número de matriculaciones en el segmento de coches deportivos disminuyó un 18,9%. Parece evidente que la tendencia del año anterior ha sufrido un giro de 180 grados respecto al 2010 y ahora es el segmento del lujo el que sube y no el de deportivos, según muestran los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y camiones (Anfac).

Sin embargo, las firmas automovilísticas más identificables con el lujo como Ferrari, Aston Martin o Bentley experimentaron reducciones en su número de matriculaciones entre enero y julio. La italiana Ferrari cayó el 37,9%, con 36 ventas; Aston Martin, con 15 automóviles, tuvo un descenso del 16,7%, mientras que Bentley vendió 14 con una reducción del 12,5%. Casos más destacables dentro de estos fabricantes del glamour sobre cuatro ruedas está el derrumbe del 75% en las matriculaciones de Lamborghini; el 34,4% de Maserati, o el descenso de Rolls Royce del 57,1% con tres matriculaciones en lo que va de año.

Si todas las empresas de lujo caen, ¿cómo se explica el buen momento que atraviesa este segmento? El aumento del 111,7% en el número de matriculaciones no puede explicarse con estos resultados de las firmas clásicas del mercado, sino en las cifras de matriculaciones de modelos procedentes de las gamas altas de las firmas premium como BMW, Audi, Mercedes o Infiniti.

Precisamente en estos casos se ha visto como los modelos más caros han sido los que han crecido mientras que el número de matriculaciones totales descendían. Un claro ejemplo son las 186 matriculaciones del Audi A7, un aumento del 43,1%, que contrasta con la reducción de matriculaciones totales de la firma alemana del 12,8%. Muy similar es el caso de la también alemana BMW, que sufrió una disminución en su número de matriculaciones totales del 9,9% hasta julio, mientras que su modelo Serie 7 creció un 31,1% gracias a las 173 ventas registradas. Por encima de los ejemplos anteriores destacó el caso del Mercedes CLS, con 529, lo que implica un crecimiento del 614,9% respecto a 2010, frente a la reducción total de la firma del 20,2%.

No obstante, también se han producido aportaciones de algunas marcas de lujo. La automovilística británica Morgan creció un 300%, gracias a las 4 matriculaciones conseguidas en lo que va de año. Porsche, otra de las grandes, experimentó un crecimiento del 17,1% con 950 automóviles matriculados, en gran parte gracias al crecimiento del 40,1% protagonizado por el modelo todoterreno Cayenne.

Pese a que el número de matriculaciones registradas en el segmento de deportivos sufrió una reducción del 18,9%, algunos de los modelos de este segmento protagonizaron las subidas más fuertes. Es el caso del Audi RS5 que en lo que va de año han sido adquiridos por cuatro personas, frente a ninguna en 2010.

Jaguar, por otro lado, tan solo registró aumentos en sus modelos deportivos como el XK8 y XKR, quedando sus matriculaciones totales en 456, un 37,1% menos que en el mismo periodo del pasado año.