El índice Dow Jones se hunde un 5,55% y el S&P 500 un 6,66%

Wall Street desoye la petición de confianza de Obama

De poco ha servido que Barack Obama apelara a la confianza de los mercados y defendiera a la economía de EE UU frente a las agencias de calificación, tras la bajada del rating por parte de Standard & Poor's. Wall Street ha sucumbido a los recortes, el Dow Jones se hundió un 5,55% en su peor sesión desde diciembre de 2008, mientras el oro alcanzó un nuevo máximo.

El fin de semana no ha servido para mitigar el castigo a Wall Street tras conocerse en la madrugada del sábado que S&P retiraba la máxima nota de solvencia a Estados Unidos y situaba su calificación en AA+. El mercado estadounidense ha arrancado con pérdidas la sesión, unas caídas que se han acrecentado según avanzaba la negociación y que el discurso de Barack Obama no ha logrado suavizar.

El selectivo Dow Jones ha firmado su 'lunes negro', conquistando la peor sesión desde diciembre de 2008 al restar un 5,55% hasta perder la cota de los 11.000 puntos. Mientras que el S&P 500 perdió un 6,66% y el tecnológico Nasdaq un 6,90%. De poco ha servido la comparecencia del presidente de EE UU en la que ha intentado calmar el ánimo de los inversores y cargar contra las agencias de calificación. Obama ha asegurado que "no importa lo que diga una agencia, siempre seremos triple A" y que los problemas del país tienen solución y que el desafío consiste en la reducción del déficit a largo plazo.

Previamente Moody's había comentado que estudia rebajar el rating de la primera economía del mundo antes de 2013 si el país no toma medidas para reducir su déficit público. Y Fitch ha precisado además que aún mantiene abierto el proceso de revisión del rating de su deuda soberana, que actualmente cuenta con la máxima calificación posible, AAA, y ha recordado que esta revisión concluye "a finales de agosto".

DOW JONES 26.719,13 -0,13%
NASDAQ 100 7.728,78 -0,12%

Pero poco han podido hacer las palabras de Obama para contrarrestar las pérdidas en Wall Street, donde el sector financiero ha sido el más castigado. Entre otras cosas porque S&P ha rebajado la calificación de varias entidades hipotecarias, como Fredie Mac y Fannie Mae, y ha puesto bajo perspectiva negativa el rating de Berkshire Hathaway, el vehículo inversor del multimillonario Warren Buffet, que ha asegurado que la pérdida de la máxima nota para la deuda estadounidense es injusta y que el país se merece una "cuádruple A". Las acciones de Berkshire se dejaron un 5,87%.

Peor comportamiento tuvieron los títulos de Bank of America que se dejaron un 20,10% tras conocerse que la aseguradora AIG estudia presentar una demanda contra la entidad a la que reclama 10.000 millones de dólares por las hipotecas 'subprime'. Citigroup, otra de las entidades más castigadas se dejó un 16,42%.

Fuera de las firmas financieras, Alcoa se dejó un 11,42% y Caterpillar un 9,22%. McDonald's destacó entre los menos castigados, restó un 3,49%, tras anunciar que sus ventas crecieron un 5,1% en julio gracias a las ventas de helados en EE UU y al incremento de ventas de desayunos en Europa.

Frente a los fuertes retrocesos de la renta variable, el oro volvió a pulverizar sus máximos históricos y escaló hasta los 1.700 dólares la onza en una jornada en la que ha vuelto a quedar claro que se mantiene como valor refugio por excelencia. El dólar se vio favorecido por la inestabilidad en la zona euro, así el euro se situó en los 1,4183 'billetes verdes'.