El G-7 acuerda discutir los problemas de deuda

El G-20 trata en una conferencia telefónica la crisis financiera

Los viceministros de Economía y Finanzas de los países pertenecientes al G-20 han mantenido en la madrugada de este domingo una conferencia telefónica para tratar la crisis de la deuda europea y las consecuencias de la bajada de calificación de la deuda de EE UU por parte de la agencia S&P, según ha informado surcoreano, Choi Jong Ku.

Asimismo, el G-20 se plantea emitir una declaración conjunta para tratar de disminuir el impacto en los mercados. "Aunque aún no está confirmado, están estudiando la divulgación de una declaración conjunta antes de la apertura de los mercados financieros asiáticos", dijo un funcionario del Ministerio de Estrategia y Finanzas surcoreano a la agencia local Yonhap. "Si la declaración se emite de manera que aumente la confianza de los inversores hacia los bonos estadounidenses, eso podría contribuir a la estabilización del mercado", agregó.

Durante la teleconferencia, los participantes se comprometieron a "buscar maneras de alimentar la confianza de los inversores a través del marco del G20", indicó el representante del Ministerio surcoreano. Los representantes de EE UU destacaron el hecho de que las otras dos principales agencias de calificación crediticia, Moody's y Fitch, mantienen sin cambios la nota de los bonos estadounidenses, lo que podría impedir una caída en picado de los mercados, aseguró el funcionario.

El viceministro de Finanzas surcoreano, Choi Jong Ku ha agregado que Seúl confía en que las seguridades sobre la deuda del Tesoro estadounidense no han cambiado pese a que el país haya perdido por primera vez en su historia la calificación AAA.

Choi ha declinado hacer comentarios elaborados sobre los temas debatidos en la reunión. "He expresado la posición de nuestro país, y es que no habrá cambios repentinos en nuestra política de gestión de las reservas", ha señalado en referencia a la posesión surcoreana de bonos estadounidenses por valor de 300.000 millones de dólares (210.084 millones de euros). "No hay alternativa (a los bonos gubernamentales estadounidenses) que nos aporten tanta estabilidad y liquidez", ha apostillado.

El G-7 acuerda también discutir el problema de deuda

Por su parte, altos cargos de Finanzas del G7 acordaron hoy celebrar una conversación telemática de similares características y sobre el mismo particular.

Tras el contacto telefónico de hoy a nivel viceministerial, se espera que los responsables de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G7 -Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón- mantengan esta teleconferencia antes que abran los mercados asiáticos este lunes, según ha informado un miembro del Gobierno japonés.

Durante el encuentro telefónico, cabe la posibilidad de que Japón informe a sus socios del G-7 sobre su intervención unilateral del pasado jueves en el mercado de divisas para debilitar al yen, sobre la cual no han facilitado todavía datos concretos ni el ministerio de Finanzas nipón ni el Banco Central de Japón (BOJ).

Francia, que preside este año el G-7 y el G-20, se ha negado hasta ahora a comentar las teleconferencias ya celebradas o programadas entre altos cargos de Finanzas y banqueros centrales este fin de semana.

Teleconferencia del BCE

Asimismo, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo realizará este domingo una teleconferencia para analizar los últimos acontecimientos relativos a la crisis de la deuda soberana de países de la eurozona y estudiar la posible compra de bonos italianos, según han informado fuentes del propio BCE.

Según estas fuentes, el Consejo se encuentra dividido entre partidarios y detractores de la compra de deuda italiana. Incluso quienes apoyan la compra de bonos están divididos entre los que exigirían al Gobierno italiano medidas adicionales de ajuste antes de la intervención.