Libro Esade

A vueltas con Keynes y su breve resurrección

Parecía que no; sin embargo, llegó el verano. Momento para leer con calma lo que dejamos apartado hasta encontrar ese reducto que nos permitiera sentarnos apaciblemente. Para esta situación sugiero esta biografía de un conspicuo economista: John Maynard Keynes.

Considerado uno de los mejores economistas del siglo XX, John Maynard Keynes, ha tenido una resurrección breve en el siglo XXI. Volvió con los albores de la crisis, se le encumbró de nuevo a los altares y murió prematuramente antes de cumplir el año de vida.

Lord Robert Skidelsky es su mejor biógrafo. Su obra John Maynard Keynes. 1883-1946: Economist, Philosopher, Statesman, es un libro de cabecera para cualquier estudioso. Les recomendaría sin duda esta lectura para entender -si ello es posible- algunas medidas de política económica de los últimos tiempos que invocaban su espíritu, pero me parece que no es apto para el veraneo (son más de mil páginas).

El regreso de Keynes puede conseguir el mismo objetivo y de manera más eficiente (en una cuarta parte de tamaño). Skidelsky no se anda con chiquitas cuando escribe que "la causa esencial de la presente crisis se encuentra en el fracaso intelectual de la economía". Después de tal afirmación, el aristócrata inglés (Lord al igual que Keynes) se lanza a una apasionante tarea: desmenuzar y explicar cuál es la "verdadera" teoría económica de Keynes ("no fue inflacionista", dirá), modificando la interpretación aceptada de lo que era importante en dicha teoría y qué medidas se deducen de esa reinterpretación para salir de la crisis.

Todo ello sin olvidar algo que preocupaba enormemente a Keynes y a lo que en su reencarnación no se ha prestado atención: ¿para qué sirve la economía? ¿Qué relación existe entre la actividad económica y la "buena vida"? ¿Cuánta prosperidad necesitamos para vivir sabiamente, aceptablemente y bien?

Son preguntas que aparecen en sus escritos. Una de sus respuestas: "Hacer que el mundo fuera éticamente mejor era el único objetivo que justificaba el esfuerzo económico". Por tanto, descubrir la moralidad de Keynes es un lujo del que difícilmente podemos prescindir, y ello en un periodo en que el tiempo pasa más lentamente, la canícula invita al descanso y las sobremesas sirven para reflexionar. ¡Simplemente apasionante!

Josep M. Sayeras es profesor del Departamento de Economía de Esade