El TED spread europeo marca máximos desde marzo de 2009

Los indicadores de riesgo del mercado interbancario se disparan

El mercado interbancario continúa dando signos de preocupación. Hoy, el equivalente europeo al TED spread, el indicador que mide hasta que punto están dispuestos los bancos a prestarse dinero, se ha elevado hasta 132 puntos básicos, máximos desde marzo de 2009.

La desconfianza crece en el mercado interbancario. Hoy, el TED spread, que mide la brecha entre la rentabilidad del líbor a tres meses en dólares y las letras del Tesoro americano al mismo plazo, se ha elevado hasta 25,9 puntos básicos. Por su parte, su equivalente europeo, que es la diferencia entre la deuda alemana a tres meses y el euríbor, escala hasta 132,4 puntos básicos, lo que supone un máximo desde marzo de 2009, cuando se produjo el crash de los mercados de renta variable.

Antes de la quiebra del estadounidense Lehman Brothers, a mediados del mes de septiembre de 2008, el TED spread cotizaba en 135 puntos básicos. En esta misma fecha, su homólogo europeo escaló hasta 340,25 puntos básicos.

Este índice mide hasta que punto están dispuestos los bancos a prestarse dinero y es un claro indicador del riesgo en los mercados. El ensanchamiento del TED spread implica una subida en el coste interbancario y un aumento de la desconfianza entre las propias entidades.

Los inversores están huyendo de los activos más arriesgados en un momento en el que los responsables políticos de Estados Unidos y de Europa tienen que lidiar con la crisis de deuda y con las claras señales de desaceleración del crecimiento económico.

"No creo que estemos fuera de control", ha señalado Adam Carr, economista senior en Sydney de ICAP Australia, en declaraciones a Bloomberg. "El mercado está diciendo que hay miedos, pero no estamos en un punto de no retorno".

El experto ha añadido que "el mercado está nervioso, la gente está nerviosa y ese es el problema, que no hay un catalizador real". "El miedo fomenta más miedo, igual que vimos en 2008, y eso puede tener unas devastadoras consecuencias", ha explicado Carr.