_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ahora juntos

Podría un bono comunitario resolver la crisis de la zona euro? Con la amenaza ahora sobre Italia y España, los Gobiernos pueden ceder a la presión para tomar medidas más radicales. Un bono comunitario, con el que los Gobiernos puedan garantizar la deuda de los demás, podría calmar algo a los mercados. Pero aún es demasiado pronto para que la euro zona de ese paso.

Los defensores de estos bonos pueden argumentar que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) empieza a parecerse. Los préstamos antes eran a corto plazo y a intereses que penalizaban. Ahora, serán a fechas más tardías, y los prestatarios pagarán menos que algunos de los propios costes de financiación de los garantes. El FEEF transferirá el riesgo de las economías periféricas a las más solventes, comprimiendo los costes de financiación por toda la región.

Aun así, el FEEF está lejos de ser un bono comunitario. Es un mecanismo temporal y su potencia de pegada tiene un tope de 440.000 millones de euros. Un verdadero bono comunitario requeriría un euro zona más imbricada, más reformas políticas permanentes. Sin una estructura para disciplinar a los Estados más díscolos, sería fomentar el riesgo moral. Los países tendrían que adoptar objetivos fiscales y acordar sanciones para los incumplidores. Este sigue siendo el debate entre los Gobiernos de la UE, el Parlamento Europeo y el BCE.

La zona euro necesitará un gran impulso antes de aceptar esos cambios. Con la crisis extendiéndose y los mercados pidiendo un nuevo aumento de la capacidad del EFSF, los países garantes pedirían mayor supervisión de la política fiscal. Y así un bono europeo podría ir tomando forma. Pero incluso un escenario así parece dudoso. La calificación AAA francesa ya está en cuestión, lo que dificulta que París pueda dar más garantías.

El FEEF podría proporcionar un modelo para las formas menos ambiciosas. Muestra como los programas conjuntos de emisión pueden utilizarse fácilmente para un propósito específico. Una extensión natural sería el uso de los bonos comunitarios para otras áreas, donde las políticas gubernamentales se solapan. No debería ser la respuesta de emergencia a la crisis, sino una forma de financiar el gasto.

Por Neil Unmack

Archivado En

_
_