A fondo

Septiembre caliente para las cajas

Por ley, el 30 de septiembre estará toda la reestructuración financiera solucionada. Y si puede ser antes, aún mejor. Ese es el mensaje que transmite el Banco de España. Pero la realidad es que en el sector de las cajas quedan hoy varios cabos sueltos.

De entrada, el país será un hervidero tras la vuelta de vacaciones por el anuncio de elecciones generales para el próximo 20 de noviembre. PP y PSOE han comenzado a tomar posiciones y en las cajas de ahorros aún existe un pequeño reducto donde influir: Andalucía. Ahí, Unicaja tiene pendiente resolver su fusión con Caja España Duero. Todo apunta a que el final se consumará la boda, pues parece que ahora Braulio Medel, presidente de la entidad andaluza, y Evaristo del Canto, primer espada de la caja castellanoleonesa, se necesitan.

El reloj ha comenzado a correr en contra de Medel. Si no hace una nueva operación de fusión, le quedarían apenas dos años para continuar como presidente de Unicaja. La operación con Caja España Duero podría garantizar su continuidad.

Las elecciones andaluzas permanecen previstas para marzo, pocos meses antes de que se cumplan dos años de la fusión entre Unicaja y Caja Jaén, operación que le valió a Medel su renovación. PP y PSOE se disputan el Gobierno de Andalucía, hasta ahora un bastión del socialismo. Y con él el control de la única caja que mantiene su sede en la comunidad: Unicaja.

Varias fuentes aseguran que en este juego de equilibrios Medel aprobará la absorción de Caja España Duero si se le garantiza su continuidad. No quiere hacer el trabajo para otro, aseguran fuentes del sector. Si se aprueba la operación, y todo apunta a que así será el 5 de septiembre, Medel será presidente ejecutivo del banco del nuevo grupo y de Unicaja. Pero los papeles y los equilibrios de fuerza en las cajas pueden cambiar en marzo, con las elecciones, lo que puede hacer difícil el trabajo de la cúpula del banco si carece del apoyo de los futuros consejos de las cajas accionistas.

Del Canto también está en una situación delicada. Su puesto puede quedar en entredicho si presiona demasiado y hace peligrar el acuerdo. A la Junta de Castilla y León esta operación no le parece la mejor solución, pero prefiere mantenerse en silencio.

Caja España Duero necesita 463 millones de euros para cumplir con los requisitos de capital del supervisor y tiene dos opciones: la fusión con Unicaja o la ayuda del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Si se fusiona con Unicaja, Del Canto mantendrá su puesto en la caja y será consejero delegado del nuevo banco conjunto. Si solicita las ayudas al FROB puede que no continúe como presidente de Caja España Duero.

La primera semana de septiembre también será intensa para Catalunya Caixa. La entidad, como Unnim, aprobó el jueves la segregación de sus activos financieros a un banco, paso previo para que el FROB le inyecte 1.718 millones de euros. La fecha tope para que recibir el dinero público es el 30 de septiembre, pero el FROB podría desembarcar en las cajas catalanas a finales de agosto o principios de septiembre para no apurar los plazos. En el caso de Unnim, todo depende de si ésta logra un acuerdo con Ibercaja o el respaldo de algún inversor privado.

Menos tiempo, menos incertidumbre

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, ya comentó el jueves pasado que lo mejor era acelerar los plazos para finalizar la reestructuración de las cajas. "No es asumible la incertidumbre de no tener cerrado el coste" del rescate de las cajas, dijo. Su opinión es compartida por otros banqueros, aunque todos reconocen que se ha avanzado mucho en la reestructuración del sector en el último año.

La solución de CAM también corre prisa. El Banco de España quiere que al cierre de septiembre el futuro de la caja alicantina esté despejado. Para esa fecha tiene que tener nuevo dueño. Merrill Lynch es el encargado de buscar el mejor postor para CAM. Ganará la puja la oferta con menor coste en ayudas públicas para el Estado.

Novacaixagalicia mientras, tiene prácticamente perfilados los acuerdos para recibir unos 600 millones de euros de inversores privados. Si al final cuajan, la caja gallega reducirá las ayudas que necesita del FROB a 1.400 millones. El plan del presidente del nuevo Banco NCG, José María Castellano, cuenta con el total apoyo del Banco de España.

Mare Nostrum, por su parte, tiene en cartera que entren inversores privados para tomar el 20% de su capital. El problema está en que tras la salida a Bolsa de Bankia y Banca Cívica las valoraciones que hacen los inversores de las entidades de ahorro es muy bajo. Demasiado, según varias fuentes. Por eso puede que sea preferible dar entrada al capital público y esperar mejores tiempos que regalar la caja.

La cajas y un posible giro electoral

El pasado viernes circulaba entre las cajas otra teoría. Una vez José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno, ha decidido adelantar las elecciones generales surge la impresión de que puede que el nuevo Gobierno tenga tantas tareas pendientes en el terreno económico que sea más laxo con el sector financiero. Pero lo más probable es que para noviembre ya quede bastante poco por resolver.

Entre tanto, la cuenta de resultados de la banca es otro cantar. Varios ejecutivos financieros aseguran que si los dos primeros trimestres han sido malos, el tercero será peor. "Puede que para alguna entidad financiera sea el peor de su historia". La razón: España no va bien.