Por las frágiles condiciones económicas

La actividad comercial vuelve a caer tras una leve recuperación

El sector servicios español experimentó en julio un "sólido declive", después de la leve recuperación del trimestre anterior, debido tanto a las frágiles condiciones económicas como al menor volumen de nuevos pedidos, según el índice PMI difundido hoy por la empresa de información financiera Markit.

El informe, que se elabora con un panel representativo de trescientas empresas del sector servicios, muestra que el Índice de Actividad Comercial se situó en el 46,5 en julio, tras el 50,2 registrado en junio. Un índice situado por encima del nivel 50 indica una expansión general basada en las respuestas al estudio, y por debajo implica una contracción.

Además, los nuevos pedidos bajaron al ritmo más fuerte desde el pasado enero, siguiendo la misma tendencia que en los últimos doce meses, con la excepción de junio.

A pesar del aumento de los costes, las empresas proveedoras de servicios disminuyeron de nuevo sus tarifas, debido a la presión de clientes y proveedores. No obstante, el informe indica que un 44% de los encuestados tiene la esperanza de que la situación económica en España mejore en los próximos doce meses.

En el conjunto de la zona del euro, en julio se observa una atenuación generalizada del crecimiento del sector servicios, y se pasa al 51,6 en el mencionado índice de actividad comercial, el nivel más bajo desde septiembre de 2009.

El crecimiento lo encabeza Francia (54,2), ya que en Alemania (52,9) se ralentizó fuertemente, mientras que Italia (48,6) acompaña a España (46,5) en la contracción.

La confianza empresarial se mantuvo por debajo de la media a largo plazo del estudio en todos los países encuestados, ya que los persistentes problemas financieros y políticos en Europa deterioraron las expectativas.