Nuevas obligaciones de la banca

Las comprobaciones que deben hacerse antes de dar un préstamo

La evaluación de la solvencia del cliente es básica a la hora de conceder un crédito hipotecario. El objetivo es evitar que se concedan hipotecas que incumplen los más sencillos criterios de riesgo, como ocurrió en la etapa de la burbuja del ladrillo.

La nueva norma exige que los bancos cuenten con procedimientos internos específicamente desarrollados para este fin. Pero la norma estable unos mínimos: la verificación de la situación financiera, de empleo, de ingresos y de patrimonio del cliente que solicita el préstamo.

La entidad deberá además consultar el historial crediticio del cliente y podrá consultar los ficheros de solvencia patrimonial y crédito. Deberá tener en cuenta también otras deudas del cliente, así como sus ahorros y activos de su propiedad.

La norma especifica que "en el caso de créditos o préstamos con garantía real, los criterios para determinar la concesión o no del crédito o préstamo [...] deben fundamentarse en la capacidad del cliente para hacer frente a sus obligaciones de pago, y no el valor esperado de la garantía".