Condena para constructor

Seis años de cárcel para el expresidente del Barça José Luis Núñez

Seis años de cárcel para el expresidente del Barça José Luis Núñez
Seis años de cárcel para el expresidente del Barça José Luis Núñez

La Audiencia de Barcelona condenó ayer a seis años de cárcel al constructor y expresidente del FC Barcelona, José Luis Núñez Clemente ya su hijo, Josep Lluís Núñez y Navarro, por un delito de cohecho activo y falsedad documental en el marco del caso Hacienda. Además, el fallo impuso a Núñez padre e hijo el pago, cada uno, de una multa de dos millones de euros por el delito de cohecho, y de otros 36.000 euros de multa por el de falsedad documental.

La condena más elevada fue para el exjefe de la Inspección de Hacienda en Cataluña Josep Maria Huguet, con una pena de 13 años de cárcel por cohecho pasivo, falsedad de documento oficial, prevaricación, omisión de perseguir delitos e infidelidad de custodia de documentos, además de una multa de seis millones de euros y una inhabilitación para el ejercicio de empleo o cargo público de superior a los 11 años.

Tras un año para redactar la sentencia, la Sección Novena de la Audiencia condenó finalmente a 14 de los 16 imputados y únicamente absolvió al financiero Javier de la Rosa y a su asesor Jorge Oller. A la salida de los juzgados, el letrado de De la Rosa, Francesc Jufresa, mostró su satisfacción "personal, moral y judicial" después de 20 años de lucha.

Los otros dos ex inspectores, Álvaro Pernas y Manuel Abella, fueron condenados a 12 y 11 años, respectivamente, por los delitos de cohecho pasivo, falsedad documental, prevaricación y omisión de perseguir delitos, mientras que el ex asesor jurídico del Grupo Torras-KIO, Juan José Folchi, fue condenado a siete años de cárcel.

La Audiencia de Barcelona también acordó el comiso de dádivas y beneficios de los condenados, que en total superan los cuatro millones de euros.

Un caso que colea desde los noventa

El fiscal del caso, Emilio Sánchez Ulled, calificó la trama como "un pelotazo financiero de empresarios del ladrillo" en la que, a finales de los noventa, algunos empresarios sobornaron a ex cargos e inspectores de Hacienda para que hicieran la vista gorda en las inspecciones a sus sociedades. La trama comenzó a investigarse cuando se desglosaron las diligencias del caso Torras y se abrió una nueva causa contra De la Rosa, destacados empresarios catalanes como los Núñez y los ex altos cargos de Hacienda en Cataluña Josep Maria Huguet y Ernesto Aguiar, quien fue absuelto.