Por AENOR

Bodegas Campo Viejo, primera en certificar su huella de carbono

La riojana Campo Viejo, integrada en el grupo Domecq, es la primera bodega española en certificar por AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) su huella de carbono conforme a la norma ISO 14064.

Esta huella cuantifica las emisiones de gases de efecto invernadero de cualquier actividad, lo que supone un requisito imprescindible para su futura compensación. La bodega inició, hace diez años, el programa Medioambiente y Sostenibilidad, que aplica técnicas inteligentes de irrigación y sistemas naturales para el control de plagas. También ha cambiado el diseño de las botellas, reduciendo su peso de 550 a 380 gramos, manteniendo su funcionalidad y logrando una reducción de 4.100 Tn. equivalentes de CO2.

En el caso de bodegas Campo Viejo, el cálculo de la huella de carbono incluye todos los procesos productivos, hasta los aprovisionamientos de uvas y vinos, envases, embalajes o transporte. La compañía es la primera marca de rioja en el mundo, con presencia en más de 70 países. En los últimos años viene registrando un fuerte crecimiento en los mercados de Estados Unidos, Alemania , Benelux y Canadá. Domecq Bodegas cuenta con centros de elaboración repartidos en las Denominaciones de Rioja, Ribera del Duero, Rueda, Navarra y Rías Baixas. El grupo vinícola se integró, el año pasado, en Premium Wine Brands, una división especializada dentro de Pernod Ricard en la producción y distribución de vinos de calidad.