La presión para un acuerdo sobre el techo de gasto castiga al S&P, que cede un 2,03%

Las caídas de Wall Street amenazan a Europa

La incertidumbre sobre un posible acuerdo en Washington sobre el techo de deuda unido a la probabilidad de que las agencias de rating retiren la máxima nota de solvencia a la deuda de EE UU ha pesado en Wall Street, donde el S&P 500 se dejó un 2,03%.

A menos de una semana para la fecha tope, el acuerdo sigue en el aire, pendiente de un plan que reduzca el déficit y aumente el límite de endeudamiento de 14,3 billones de dólares del país. Aunque el pacto es más que previsible, al menos uno de mínimos, los inversores miran con recelo este tira y afloja entre republicanos y demócratas de cara a las elecciones de 2012.

Las agencias de rating ya se han postulado y han asegurado que rebajarán la calificación de los bonos estadounidenses si no se alcanza un acuerdo sobre el techo de gasto, lo que supondría que la mayor economía del mundo dijera adiós a la máxima nota. Un temor, que va cobrando fuerza al mismo tiempo que aumentan los temores a que la medida desestabilice a los mercados de deuda y de renta variable.

El selectivo S&P 500 cerró la jornada con una caída del 2,03%, mientras que el Dow Jones recortó un 1,59% y el Nasdaq un 2,65%. Además de las dudas sobre el acuerdo en Washington y la posible rebaja del rating en Wall Street pesó la publicación del Libro Beige de la Fed, que pese a constatar un crecimiento de la economía apuntó una ralentización en junio y principios de julio, y una caída inesperada de las peticiones de bienes duraderos de junio.

DOW JONES 26.667,41 0,59%

Habrá que ver cómo se traduce la caída de Wall Street en las Bolsas europeas, que sufrieron el miércoles caídas superiores al 1% (1,93% en el caso del Ibex) atenazadas ante el posible impago de EE UU, tan solo una semana después de que los países de la Unión Europea acordaran el segundo rescate a Grecia.

Mañana jueves también habrá que estar pendientes en el mercado de deuda a la reacción de los operadores a la nueva rebaja de la calificación de los bonos griegos por parte de S&P, que deja a la deuda helena a tan solo dos escalones del impago. En su informe, la agencia de calificación afirma que los acuerdos alcanzados en Bruselas sobre la reestructuración de la deuda griega supondrá un "default selectivo". Además, siguen sin concretarse las condiciones del rescate, del que el FMI ya ha asegurado que aportará menos de un tercio de la financiación.

En el plano empresarial se mantiene el aluvión de resultados empresariales. Moody's se apuntó un beneficio de 189 millones de dólares en el segundo trimestre del año, mejorando un 56,2% el dato del mismo periodo del año anterior. Sin embargo, los títulos de la agencia de calificación se dejaron un 5,26%. Entre las tecnológicas Amazon se anotó un 3,89% después de presentar unas cuentas mejores de lo esperado por el mercado.

Como nota de contraste, la matriz de las cafeterías Dunkin' Donuts y de las heladerías Baskin-Robbins, Dunkin' Brands, se anotó un 47,32% el día de su estreno bursátil. Después de fijar el precio de su salida a Bolsa en 19 dólares por acción, los títulos se situaron al cierre en los 28,01 dólares.

En el mercado de materias primas, la cotización del barril de crudo Texas cedió un 2,19% hasta los 97,4 dólares tras conocerse un aumento mayor de lo esperado de las reservas semanales. Un recorte que también se produjo en el oro, que después de cerrar el miércoles en un nuevo máximo histórico de 1.619 dólares la onza restó ayer cinco dólares.