Muy confidencial

El hijo de Mario Draghi sigue los pasos de su padre...en la banca de inversión

Todos los primeros de mes en las oficinas londinenses de Morgan Stanley se sigue muy de cerca la rueda de prensa del presidente del Banco Central Europeo (BCE). Una subida o bajada de tipos de interés puede provocar que se hagan, deshagan o mantengan inversiones que traducidas en cifras pueden aportar a la entidad millones de euros de beneficios, y por ende jugosos bonus a sus operadores. Uno de estos es Giacomo Draghi, hijo del próximo presidente del BCE, el italiano Mario Draghi.

Giacomo forma parte del departamento de renta fija que tiene el banco de inversión en la capital inglesa. Ahí, como el mismo detalla en su perfil de la red social Linkedin, ostenta el puesto de trader de tipos de interés en la categoría de vicepresidente, título obtenido debido a su veteranía en el cargo. De hecho, el hijo del actual responsable del Tesoro italiano lleva en su puesto 7 años, incorporándose al mismo nada más finalizar sus estudios de económicas en la Universidad boloñesa 'Luigi Bocconi'. Según detallan fuentes cercanas, Giacomo está centrado en la venta de swaps de divisas. Este tipo de productos se basan en la compraventa de moneda a fecha de hoy y una operación de sentido contrario a fecha futura a un precio prefijado hoy. Por ejemplo, compra de dólares contra euros a un precio de 1.40 y venta de euros contra dólares dentro de un mes a 1.397.

A la hora de cerrar estas operaciones lo que se hace es especular con el comportamiento futuro de una moneda. Y precisamente estas evoluciones están ligadas fuertemente a las decisiones tomadas por los diversos bancos centrales en relación a sus respectivos tipos de interés. Una tasa que curiosamente para los 17 estados que integran la Eurozona será el padre de Giacomo el que tenga la potestad de fijarla a partir del próximo 1 de noviembre.

A pesar de la sorpresa que pueda causar esta circunstancia, hay que recordar que uno de los puntos negros del currículo de Mario Draghi es su pasado como hombre fuerte del también banco de inversión Goldman Sachs. El político italiano fue vicepresidente ejecutivo para Europa de la entidad financiera entre los años 2002 y 2005, periodo durante el cual la firma ayudó a Atenas a maquillar sus abultados niveles de déficit y endeudamiento público. De hecho, esta polémica obligó a Goldman a emitir una nota aclarativa en la que detallaba que durante su relación laboral Draghi trabajaba con empresas, y no con Gobiernos. La explicación fue suficiente para unos líderes europeos que vieron en él a su candidato de consenso para relevar a Jean Claude Trichet. Claro esta, previa renuncia del hombre de Angela Merkel, el ex responsable del Bundesbank, Axel Weber.

El próximo jueves 3 de noviembre, Mario Draghi presidirá su primer Consejo de Gobierno del BCE. Ese día deberá decidir si los tipos vuelven a subir, decisión que tendrá efectos sobre las hipotecas de casi el 95% de los españoles, y también sobre el salario de su hijo.