Cierre de sesión

Wall Street baja, a expensas del techo de deuda

La Bolsa de Nueva York arranca la semana con caídas, abatido por la falta de acuerdo para elevar el techo de deuda de Estados Unidos a poco más de una semana para que acabe el plazo.

El Dow Jones cede un 0,70% (12.592 puntos); el S&P 500 pierde un 0,56% (1.337 enteros); y el tecnológico Nasdaq desciende el mismo porcentaje (2.842 puntos).

Pese al empeño del presidente Barack Obama, demócratas y republicanos no sintonizan. La pasada semana planes y preacuerdos se sucedieron en vano, pues el pacto determinante para extender el empréstito de Estados Unidos sigue en el aire. El fin de semana también ha dado al traste con las esperanzas de que la negociación llegara a buen puerto. Así las cosas, los inversores manifestaron abiertamente su inquietud este lunes. A una semana vista para que expire el plazo, la amenaza del default adquiere cuerpo.

Poco antes del cierre, se supo que ambos partidos han elaborado sendas propuestas de recorte del gasto público en un intento de desbloquear las conversaciones. No obstante, apenas sí se ha dejado notar el efecto sobre el mercado. Algo que no sorprende teniendo en cuenta que ya han sido varios los proyectos acometidos en esta línea por las dosformaciones y que finalmente no han servido para nada.

DOW JONES 26.252,24 0,19%

Además del estancamiento de las conversaciones sobre la deuda de Estados Unidos, Grecia también fue un factor determinante de la jornada y dio razones a la corriente bajista. El efecto rebote del segundo rescate griego ha tenido menos vigencia de la que cabía esperar después de tantos dolores de cabeza que creó. A cuatro días de la cumbre del Eurogrupo que sellaba el proyecto, la agencia de calificación Moody's rebaja la nota de solvencia de la economía helena, considerando que los inversores privados sufrirán "pérdidas sustanciales" con el plan de la UE. Una tesis que ya argumentó Fitch el pasado viernes y que ha acabado desmoronando lo que de acicate para la Bolsa pudiera tener el rescate.

Al margen de estas preocupaciones, la agenda macro doméstica no presentó apenas referencias de calado capaces de atraer las compras. Se publicó el índice de actividad de la Fed de Chicago correspondiente al mes de junio. El dato quedó en -0,46 puntos, levemente superior a las previsiones de los analistas que lo colocaban en los -0,40 puntos.

Por otra parte, la Fed de Dallas anunciaba que la actividad manufacturera de la región alcanzó los -2,0 puntos en julio, desde los -17,5 puntos del mes previo. Este resultado mejora las expectativas de los economistas, que habían adelantado que mejoraría, pero solo hasta los -5,6 puntos.

Empresas

La campaña de resultados continúa su curso. Este lunes le tocó el turno a Kimberly Clark, que obtuvo en el primer semestre del año un beneficio de 758 millones de dólares (527 millones de euros), un 14,1% menos que los 882 millones de dólares (613 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2010. Las acciones del fabricante de productos de consumo caen un 2,09%.

Por otra parte, RIM ha anunciado que recortará un 10% de su plantilla, unos 2.000 puestos de trabajo. Los títulos del fabricante de Blackberry se desploman un 4,44%.