El FROB saneará la caja para después venderla a través de una subasta

Ordóñez rescata a Caja Mediterráneo

El Banco de España sustituye a los administradores de la entidad, inyecta 2.800 millones de capital y otorga una línea de crédito de 3.000 millones para garantizar su liquidez Nueva intervención de una caja de ahorros. El Banco de España acordó el viernes tomar el control de Caja Mediterráneo (CAM), reemplazar a sus órganos de gobierno y sus administradores e inyectar 2.800 millones de euros a través del FROB. El objetivo es sanear la entidad y después venderla.

CAM
CAM

La crisis se cobra su tercera caja de ahorros. Tras la intervención de Caja Castilla La Mancha (CCM) en 2009 y Cajasur en 2010, el Banco de España acordó ayer por la tarde tomar el control de Caja Mediterráneo.

El supervisor bancario anunció el viernes, a través de un comunicado, que los administradores de la entidad alicantina eran sustituidos con efecto inmediato por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para que este organismo administre el grupo "con el objetivo último de estabilizar el mismo, capitalizarlo y proceder a su reestructuración".

El presidente de la caja, Modesto Crespo, y la directora general, María Dolores Amorós, dejarán sus cargos. Tres interventores del FROB, José Antonio Iturriaga Miñón, Tomás González Peña y Benicio Herranz Hermosa tomarán las riendas de la entidad. Dos de ellos ya gestionaron Cajasur en nombre del Fondo.

Como primera medida, el FROB inyectará 2.800 millones de euros de capital en Banco CAM, la sociedad instrumental donde la caja había transferido todos sus activos. De esta forma, la entidad logra un ratio de solvencia superior al 10% y espanta el fantasma de la quiebra.

La inyección directa de capital convertirá al Fondo en el principal accionista de la caja, lo que supone en la práctica su nacionalización.

Para garantizar la viabilidad del negocio, el FROB facilitará 3.000 millones de euros en una línea de crédito de disponibilidad inmediata. De esta forma, se evita la posibilidad de que tenga un problema de liquidez.

Estas dos iniciativas permitirán que CAM siga actuando con normalidad. Según explicó la caja, estas medidas suponen "una garantía adicional" para el desarrollo de su actividad y el servicio a sus 3,3 millones de clientes.

El destino que iba a correr Caja Mediterráneo estaba escrito desde hace meses. En concreto, desde que la entidad se desmarcó de la alianza con Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura. Un mes después de la ruptura con sus socios, la entidad presentó al Banco de España un plan de recapitalización, que ya incluía la petición de 2.800 millones al FROB.

Desde entonces, CAM ha mantenido contactos con diversos inversores para tratar de evitar su nacionalización, pero los esfuerzos han sido en balde. Firmas de capital riesgo como JC Flowers o entidades extranjeras como el británico Barclays exigían, para quedarse con la caja que el FROB les ofreciese una garantía ante futuras pérdidas, una condición a la que se ha negado sistemáticamente el Fondo.

La gota que colmó el vaso fue la publicación de los resultados de las pruebas de resistencia. CAM obtuvo la peor nota de la banca española y el test reveló que, de no ser por la inminente inyección del dinero del FROB, la caja estaba en quiebra técnica.

A partir de ahora, el Fondo saneará y recapitalizará la entidad para poder venderla cuanto antes a través de una subasta pública.

Salgado recuerda que la propia caja ha solicitado su rescate

La vicepresidenta primera y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, aseguró el viernes que la intervención de CAM se ha producido "a petición de ella y cuando la ha solicitado" la propia entidad.

Según Salgado, el Banco de España envió el jueves un escrito a la CAM en el que le pedía que presentase en un plazo de 10 días un nuevo plan para reforzar su situación financiera.

Tras comprobar que no era posible hacer frente a la petición del supervisor, ha sido el consejo de administración de CAM el que ha pedido al Banco de España la intervención, precisó la vicepresidenta primera en declaraciones a Efe.

Por su parte, el Partido Popular ha asegurado, a través de un comunicado que la intervención de CAM es "un exponente más" de la crisis económica que vive España, y que además demuestra que el Gobierno ha afrontado "mal y tarde" la reforma de las cajas.

La cifra

10% de ratio de solvencia alcanzará Caja Mediterráneo tras la inyección de fondos por parte del FROB, lo que aleja la posibilidad de quiebra de la entidad.