Escapadas

Berlín para sibaritas

La capital germana, siempre atractiva gracias a una amplia oferta cultural y un fascinante transfondo histórico, se revitaliza en verano con sus lagos, parques y terrazas.

Puerta de Brandenburgo
Puerta de Brandenburgo

Su vibrante escena alternativa, a precios económicos, la ha convertido en uno de los destinos low cost preferidos por los jóvenes españoles. Sin embargo, Berlín atiende también al salto cualitativo de los turistas más exigentes. Aproximarse a su inabarcable oferta cultural, mientras revivimos un pasado igualmente inquietante y seductor, puede acompañarse de comodidades y deleites conformes al gusto y bolsillo del visitante. La ciudad es especialmente agradable en verano, ya sea descubriendo sus impresionantes parques y lagos, o bebiendo una cerveza fría al calor de una terraza.

Unter den Linden

A lo largo del mítico paseo "bajo los tilos" se concentra la mayor parte de las joyas prusianas de la ciudad. Desde la Puerta de Brandenburgo a la catedral barroca, el caminante se topará con imponentes construcciones -remodeladas, eso sí- como la Universidad Humboldt, el Museo de Historia Alemana, la Vieja Biblioteca o la âpera del Estado. Una parada obligada es la Isla de los Museos, un entorno casi inabordable. En todo caso, no pueden dejar de visitarse el museo de Pérgamo -con su altar de Zeus, el mercado de Mileto o las Puertas de Istar- y el recién reformado Nuevo Museo, con el busto de Nefertiti como máximo referente. Merece la pena desviarse por un momento hacia la Plaza de la Gendarmería, donde se alza la "Konzerthaus", flanqueada por dos coquetas iglesias gemelas.

Reminiscencias comunistas

Dejando Unter den Linden, más allá de la catedral, comienza el Berlín de la era soviética. Surgen los Plattenbauten, enormes edificios de bloques prefabricados, antiestéticos pero evocadores. Entre la simbólica Alexander Platz y el Rotes Rathaus (el ayuntamiento), se alza la torre de televisión, un lugar idóneo para tomar un café y contemplar las vistas de la ciudad desde su restaurante giratorio.

El muro tiene su tramo más largo junto a la estación del este, la Ostbahnhof, y se le conoce como la 'East Side Gallery'. Levantado a orillas del río Spree, reúne pinturas de numerosos artistas callejeros. Una interesante recreación de la parafernalia empleada en la división Este-Oeste, así como exposiciones sobre sus represivos métodos, ha sido recientemente abierta en la Bernauer Strasse.

Modernidad y progreso

En el otro extremo, la Puerta de Brandenburgo abre paso -con el Tiergarten como gigantesca antesala- al Berlín administrativo y del crecimiento vertical. El Parlamento Federal, anteriormente conocido como 'Reichstag', atrae largas colas de turistas, ya sea para presenciar los plenos desde lo alto, o maravillarse con la cúpula de Norman Foster. No lejos de allí, en la Potsdamer Platz, hace algún tiempo que empezaron a brotar los rascacielos. De esta zona, merece especial mención la Nueva Galería Nacional, obra del arquitecto Mies van der Rohe que acoge una valiosa colección de arte moderno. Asistir a un concierto en la Filarmónica, cuya orquesta dirigiera Karajan, puede ser la nota perfecta para cerrar el trayecto.

Filosofía delikatessen

Dónde comer

El lujo viene marcado por la alta gastronomía francesa -con Borchardt o la Brasserie Desbrosses como ejemplos más "chic"- o el diseño y la confortabilidad alemanas -con VAU y Dachgarten como magníficos escenarios. Dicen los berlineses que Ángela Merkel es sin embargo de gustos más recatados. Chez Maurice y el Café Einstein suelen ser citados como los favoritos de la canciller.

Dónde dormir

Las cinco estrellas suelen ser monopolio de los grandes grupos. Así, el Ritz Carlton o el Hilton figuran entre los mejores. Pero también hay espacio para los tradicionales, como el Savoy o el histórico Adlon. The Guardian ha elaborado una lista con los diez mejores hoteles de la ciudad.

De compras

La mayor parte de la actividad comercial se concentra, como no podría ser de otra forma, en la parte oeste de la ciudad. Concretamente en la larguísima avenida de Kurfürstendamm, también conocida como "Ku'damm", en la que se encuentran los grandes almacenes KaDeWe, la versión alemana de Harrods. También proliferan los negocios a lo largo de la Friedrichstrasse, que tiene su propia Galería Lafayette.