La disputa empezó en 2006

Google y los medios de comunicación belgas firman la paz

El buscador de internet y la sociedad belga de gestión de derechos de autor Copiepresse han alcanzado un acuerdo para acabar con el litigio que les enfrentaba.

Pantalla del buscador Google
Pantalla del buscador Google

El acuerdo permitirá que las páginas web de periódicos belgas como Le Soir o La Libre Belgique vuelvan a aparecer en el buscador, después de que Google decidiera suprimirlos el pasado viernes en respuesta a una decisión judicial a favor de Copiepresse, según publican los medios belgas.

El litigio entre Google y Copiepresse se inició en 2006, debido a que la entidad belga consideraba ilegal la publicación de contenidos de las ediciones digitales de los periódicos en el servicio Google News.

Los tribunales belgas condenaron a Google en dos ocasiones a acabar con dicha práctica por considerarla contraria a los derechos de autor, y el pasado mes de mayo, el Tribunal de Apelación de Bruselas confirmó esta decisión pese a los recursos presentados por la compañía estadounidense.

Google respondió a esta medida judicial con la retirada de todos los contenidos gestionados por Copiepresse de su índice de búsqueda, de modo que entre los resultados no apareciera ninguna noticia de periódicos belgas francófonos como Le Soir o La Libre Belgique.

La compañía estadounidense argumentó que podría recibir multas de hasta 25.000 euros por cada infracción, es decir, si las páginas afiliadas a Copiepresse continuaban apareciendo bien en el buscador bien en el servicio de noticias Google News.

Copiepresse, por su parte, consideró que Google malinterpretó la decisión de los jueces y puso en marcha "medidas represivas", según dijo la secretaria general de dicha entidad Margaret Boribon, a la agencia belga.

Con el acuerdo de hoy, Copiepresse ha dado garantías a Google "de poder incluir de nuevo sus páginas" en el motor de búsqueda, "y sin que se apliquen las sanciones ordenadas por la justicia", según informó la compañía en un comunicado recogido por Le Soir.

Google también señaló que se vio obligada a excluir a los medios belgas de sus resultados de búsqueda "para respetar la sentencia del tribunal", y recalcó su disposición a "trabajar en colaboración con Copiepresse en el futuro".