El pequeño empresario asegura al fisco que gana 11.000 euros al año

Un autónomo declara 8.300 euros menos de media que un asalariado

Los autónomos y pymes que tributan por IRPF obtuvieron en 2009 un rendimiento neto de 11.036 euros anuales frente a los 19.359 euros que declararon, de media, asalariados y pensionistas. Es decir, la mayoría de pequeños empresarios en España asegura a la Agencia Tributaria que gana menos que un mileurista. Para los autónomos, esas cifras ilustran el impacto de la crisis, mientras que los técnicos de Hacienda justifican la diferencia por la existencia de un fraude fiscal "estructural".

Los últimos datos de la Agencia Tributaria, correspondientes a 2009, muestran que la diferencia entre lo que declara en el IRPF un asalariado y un autónomo alcanzó los 8.300 euros, la mayor diferencia de la serie histórica que se inició en 1993. Para el secretario general del Sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, esas cifras revelan un fraude fiscal masivo y estructural entre los autónomos y pymes que tributan por el impuesto sobre la renta.

Si bien es cierto que los pequeños empresarios, a diferencia de los asalariados, tienen el riesgo de registrar pérdidas en su declaración, para Gestha no resulta plausible que sea más rentable ser empleado o pensionista en lugar de pequeño empresario o profesional liberal. Así, entienden que los pequeños empresarios "ocultan de forma generalizada ventas". Se trata del tradicional "con IVA o sin IVA". Así, estos beneficios escapan fácilmente del control tributario. Además, Gestha apunta que también es común inflar el capítulo de gastos y reconvertir facturas de la vida privada como la compra de un ordenador personal o una cena con amigos en deudas del negocio.

Los datos de Hacienda indican que existen 1,4 millones de autónomos que tributan por el llamado método de estimación directa. Es decir, cuya base imponible se calcula a partir de la diferencia entre ingresos y gastos. El 90% de los trabajadores por cuenta propia declara ganar menos de 12.000 euros al año. Mientras que por el sistema de estimación objetiva, los llamado módulos, tributan 605.073 autónomos. A través de este régimen, la factura fiscal no se determina en función de los ingresos sino a partir de variables como los metros cuadrados del negocio, la electricidad consumida o el número de trabajadores. Ello facilita los trámites fiscales. Los declarantes por el régimen de estimación objetiva declararon de media 10.832 euros.

Las asociaciones de autónomos niegan la explicación del fraude y atribuyen los bajos rendimientos a la crisis económica. Sin embargo, en el momento álgido del ciclo económico, en 2007, las rentas declaradas al fisco de los autónomos se mantenía en un nivel muy bajo (13.525 euros anuales) frente a los 18.400 euros de los asalariados.

Menos declarantes

En cualquier caso, resulta evidente el fuerte impacto que ha tenido la crisis sobre el colectivo de los autónomos. Entre 2009 y 2008 han desaparecido de la estadística del IRPF 92.900 trabajadores por cuenta propia. Ello indica que o bien se han visto obligados a cerrar su negocio o han optado por sumergirse totalmente y escapar del control de Hacienda.

Y si bien es cierto que los autónomos tienen más posibilidades que los asalariados para reducir su factura tributaria, también es verdad que no cuentan con el nivel de protección social del que gozan los asalariados.

Promesas electorales para un numeroso colectivo

El Partido Popular presta especial atención en sus propuestas a los autónomos, un colectivo que ha perdido muchos miembros desde que se inició la crisis, aunque aún suman tres millones de contribuyentes. El PP, que las encuestas dan como vencedor en las próximas elecciones generales, apuesta por incrementar del 5% al 8% el porcentaje de deducción en concepto de gastos de difícil justificación. Actualmente, un autónomo puede deducirse un 5% de la diferencia entre los ingresos y los gastos si trabaja desde su casa o utiliza su vehículo para fines privados y también comerciales. Un porcentaje que aumentará al 8% si el PP gana las elecciones y pone en práctica las propuestas que lanzó en el último debate del Estado de la nación.

Por otra parte, el partido liderado por Mariano Rajoy también defiende "adecuar el sistema de estimación objetiva en el IRPF a la caída real de la actividad". Actualmente un autónomo que declara por módulos obtiene de media unos beneficios netos de 10.832 euros, una cifra que aún podría ser menor si finalmente el PP gana las elecciones previstas para marzo o para noviembre, si se adelantan. En cualquier caso, el Gobierno ya aplicó una rebaja del 5% en el sistema de tributación por módulos que se mantuvo durante el ejercicio 2010 y también para este año.

El PP también contempla permitir que pymes y autónomos no tengan que pagar por el IVA de las facturas no cobradas. Actualmente, los empresarios están obligados a abonar el IVA en el momento que emiten la factura y no cuando la cobran. Ante la elevada morosidad, resulta habitual que un empresario haya pagado un IVA que, o bien nunca cobrará, o lo recibirá en un plazo superior al previsto.

La cifra

66.977 millones ingresó en 2010 el Estado por el impuesto sobre la renta, un 4,9% más que el anterior. La subida se debe, en buena parte, a la supresión de beneficios fiscales.