La diseñadora se consolida como una de las figuras más prometedoras de la moda española

Maya Hansen salta a la pasarela principal de Cibeles

La diseñadora de corsés reconoce que la colaboración de 'celebrities' como Lady Gaga o Pilar Rubio ha sido fundamental en su carrera.

La diseñadora Maya Hansen
La diseñadora Maya Hansen

Hace dos semanas recibió la esperada noticia. La firma de corsetería Maya Hansen pasará de desfilar en la sección de jóvenes promesas de Cibeles Madrid Fashion Week (CMFW), bautizada como Ego, a la pasarela principal del gran escaparate de la moda española en la próxima edición del certamen, que tendrá lugar del 16 al 20 de septiembre. Normalmente las firmas de Ego desfilan durante cuatro temporadas en esta pasarela antes de saltar al espacio principal, mientras que la aparición de Maya Hansen en la última edición de Cibeles fue la tercera.

La decisión estaba cantada habida cuenta del tremendo impacto que Maya Hansen ha causado tanto en el sector de la moda nacional como de la internacional. En este sentido, Hansen precisa que la colaboración con otras celebrities ha sido fundamental.

"Cuando Pilar Rubio apareció con uno de nuestros corsés en Operación Triunfo, al día siguiente nos llegaron 40 pedidos", asegura la creadora. Sobre la decisión de los organizadores de Cibeles, afirma que "me han ahorrado un año de carrera".

Pero el gran impulso en el ámbito internacional vino de la mano de Lady Gaga. El asistente "del asistente del asistente de su asesor de imagen", como explica Hansen, solicitó 40 corsés para una campaña de promoción. Su aparición hizo que Hansen escalara de nivel."Ahora revistas internacionales nos piden corsés para hacer sus portadas con actrices como Anne Hathaway", dice Hansen.

Para la edición de septiembre de la CMFW, correspondiente a la temporada de primavera de 2012, Maya Hansen presentará una colección limpia y sencilla, pero "cuando te vas acercando comienzas a ver detalles muy elaborados".

Del heavy metal a las pasarelas

"Mi patrocinador ha sido el heavy metal". Así de radical se muestra Maya Hansen para explicar que la creación de la firma de corsetería que lidera no ha recibido ni ayudas públicas, ni de otras empresas, ni de otros agentes del mundo de la moda. "Mi primer encargo fue diseñar el vestuario del grupo Mago de Oz para su gira Gaia II por Sudamérica", relata la creadora. "Estuve trabajando con ellos durante un año y medio, durante los que preparé unos 60 trajes". Con los recursos que obtuvo del encargo puso su taller en el barrio madrileño de Villaverde Alto. Y allí comenzó su ascensión.

Maya Hansen se ha convertido en apenas tres colecciones en la firma revelación de la moda española. Y qué revelación. Con un producto altamente especializado, la enseña ha conseguido situarse entre las firmas más renombradas a raíz de que varios rostros conocidos exhibieran sus creaciones. Las dimensiones de su escalada se pueden medir por las crecientes peticiones de colaboración que recibe la compañía, como la invitación a participar en la Pasarela por la Paz en Cancún, donde representará a España, o el proyecto Lorenzo Caprile, otro especialista en moda de época, que también tendrá lugar en noviembre.

Al día de hoy, Maya Hansen factura unos 100.000 euros al año. Alrededor del 50% de sus ventas las realiza a través de su página web, pero también distribuye sus productos en tiendas de Polonia, Reino Unido y EE UU. Cuenta con una plantilla de cuatro personas, pero Hansen necesita crecer. "Uno de mis retos más importantes ahora mismo es ampliar mi equipo. Todavía no he elegido a nadie, porque soy muy exigente y necesito a alguien que se comprometa con lo que hacemos", dice la diseñadora. Pero, ¿qué tienen sus corsés que son tan especiales? Hansen lo tiene claro. "En cuanto te lo pones, dices: '¡Guao!'".

Comenzó fabricando sus prendas con tejidos gruesos y las imprescindibles ballenas metálicas -"las de plástico no resisten más de una puesta"-, pero, a golpe de investigación, ha conseguido adaptar cualquier tipo de tejido al producto con un sistema de entretelas. Sin embargo, se muestra celosa a las preguntas sobre la procedencia de algunas de sus materias primas. "Encontrarlas nos ha llevado años de investigación", revela.

La historia de cómo una estudiante de moda que nunca se había fijado en corsés acaba siendo una especialista es la de una auténtica perfeccionista. "Un buen día me probé un corsé en Berlín, vi como estaba hecho y el efecto que causaba. Y me enamoré. Compré libros victorianos para estudiar la técnica de la corsetería y también muestras de los mejores corseteros. Saqué conclusiones de cómo podría ser el corsé de hoy. Siempre fallaba algo", asegura.

Hansen explica que sus corsés están adaptados a la mujer del siglo XXI. "Hoy día no nos interesa tanto reducir la cintura. Nuestros corsés apenas reducen cinco centímetros, que son dos tallas. Si una mujer lleva un tacón de diez centímetros, puede llevar un corsé de Maya Hansen", dice la creadora. "Creemos que el corsé puede ser una prenda exterior, como cualquier artículo de moda que puedes lucir en una ocasión especial", añade. Y lleva razón, el efecto de sus creaciones es espectacular.