Muy confidencial

Iberia reconvierte a los pasajeros, ante la incapacidad de reciclar a sus pilotos

Hace días comenté a un conocido las peripecias en las que se ha embarcado Iberia durante esta temporada de vacaciones. Al no alcanzar un acuerdo con sus pilotos para organizar los vuelos desde Europa y España hacia Madrid con unos costes competitivos en relación a los de sus rivales 'low cost', ha cedido hasta octubre una parte importante de esta actividad a su participada de vuelos baratos Vueling y a la regional Air Nostrum.

Mi interlocutor arqueó las ceja y exclamó, "¡ya lo entiendo todo!" y pasó a contarme su experiencia. Resulta que en enero, en un ejercicio de previsión y de economía, adquirió tres billetes para salir de vacaciones con su familia desde Madrid. El destino era nacional, la fecha a comienzo de junio y el horario muy de mañana.

Contento con el precio conseguido se desentendió del asunto hasta que en marzo recibió en correo electrónico de Iberia en el que se comunicaba que, por la cancelación del vuelo contratado, se pasaban las reservas a una operación de Vueling en la misma fecha pero con salida cuatro horas más tarde. Quince días después y también por e-mail se le anunciaba un nuevo cambio de hora; la partida se haría hasta bien entrada la tarde.

Mi interlocutor se atrevió a reclamar en el teléfono de atención al cliente de Iberia y allí reiteraron la misma explicación: los vuelos anteriores habían sido cancelados.

La indignación de mi interlocutor llegó al extremo cuando, en la fecha de partida, al ir a facturar, le cobraron 60 euros por tres maletas. No solo se negaron a respetar el derecho de los viajeros de Iberia a transportar el primer bulto gratis, sino que le aplicaron la tarifa doble por no haber tenido la previsión de contratar el servicio en la página web.

De nuestra conversación, mi amigo sacó una sabia conclusión: "Como Iberia no es capaz de reciclar a sus pilotos ha decidido reconvertir a sus pasajeros". .