Test de estrés a la banca

Luces y sombras en las entidades patrias

El mercado ya descuenta que un puñado de entidades financieras españolas suspenderán el test de estrés realizado por la Autoridad Bancaria Europea o que, al menos, no superarán el 5% del core Tier 1 que establece la institución como nota de corte para el aprobado, a la vista de que para el cálculo no se han incluido aspectos como la provisión anticíclica, diferencial de la banca española, plusvalías por desinversiones o determinadas emisiones de bonos convertibles. Banco Pastor o Catalunya Caixa ya se apresuraron ayer a aclarar ante la CNMV que, en el caso de considerar tales atenuantes, aprobarán el test. Sin embargo, en la comparativa básica con el resto de entidades arrojarán un suspenso.

El conjunto del sistema financiero español insistía ayer en el mensaje de que la clave para interpretar los test de estrés que se conocen hoy estará en el nivel de core Tier 1 que resulte una vez considerados todos los elementos que, según las respectivas regulaciones nacionales, son necesarios para fortalecer la solvencia. Así, en el caso de España no hay manera de eludir la dotación de las provisiones anticíclicas, consideradas a todos los efectos como recursos propios. Además, el sector ha tenido que cumplir las indicaciones dictadas en febrero por el Banco de España para fortalecer capital, como las citadas emisiones de convertibles o los planes de desinversión y sus consiguientes plusvalías. Por otro lado, y a favor de una comparativa más homogénea en Europa, el dato básico de core Tier 1 sí incluye las ayudas públicas a la banca española, no solo las desembolsadas sino también las comprometidas, así como las ampliaciones de capital previstas, como las salidas a Bolsa de Bankia y Banca Cívica.

"Lo más lógico es que aquellas entidades que el Banco de España ya fijó que tenían necesidades de capital sean las más perjudicadas si es que no han hecho nada por atraer nuevos inversores o preparen salidas a Bolsa como Banca Cívica o Bankia", razona Nuria Álvarez de Renta 4.

Para Soledad Pellón, de IG Markets, "un suspenso no es buena noticia pero hay que tener en cuenta el durísimo escenario al que se les va a someter". Y añade que "es difícil que haya una reacción a la baja el lunes a no ser que haya un auténtico desastre, algo que desde luego no se contempla. Si los resultados son un poco mejores de lo previsto creo que pueden servir de alivio a la Bolsa y a la deuda".