Escándalo de las escuchas del News of the World

Dimite Rebekah Brooks, consejera delegada de News International

Brooks deja su puesto tras el terremoto desatado en el Reino Unido por el descubrimiento de una red de escuchas ilegales por parte del tabloide News of the World.

Rebekah Brooks
Rebekah Brooks

Rebekah Brooks ha dimitido. La consejera delegada la unidad editorial de periódicos británicos de News Corp, la corporación del magnate australiano Rupert Murdoch, ha claudicado ante la presión por el escándalo de las escuchas realizadas por el periódico sensacionalista News of the World. El tabloide tuvo que cerrar el pasado domingo por el escándalo tras 168 años de historia. El primer ministro británico, David Cameron, ha manifestado, a través de un portavoz, que "esta es la decisión correcta" por parte de Brooks.

"Necesito concentrarme en corregir las distorsiones y en refutar las alegaciones sobre mi historial como periodista, editora y ejecutiva", ha explicado la periodista, de 43 años, en un comunicado. "Mi deseo de mantenerme en la brecha (tras destaparse el escándalo) me ha convertido en el centro de atención del debate. Esto está distrayendo la atención de nuestros sinceros intentos de arreglar los problemas del pasado", ha subrayado. Rupert Murdoch ha escrito una carta de disculpas a los afectados por las escuchas ilegales, que publicará este fin de semana en todos los periódicos británicos con el titular "Lo sentimos".

Brooks comenzó su carrera en el News of the World como secretaria. Corría 1989. En pocos años pasó a ser la directora de la cabecera, coincidiendo en tiempo con la época de las escuchas ilegales. Para el año 2003, era directora de The Sun, otro periódico del imperio mediático de Murdoch. Fue la primera mujer en acceder a ese puesto. En 2009 fue ascendida a consejera delegada de News International, la empresa matriz tanto de The Sun como del News of the World. Una carrera meteórica que la colocó ante la opinión pública como la mano derecha de Murdoch.

La tormenta se desató la semana pasada, cuando se destapó que el News of the World había pinchado durante años más de 4.000 teléfonos, entre ellos los de la familia real británica, las víctimas de los atentados del 7J en Londres y el de Milly Dowler, una niña de 13 años asesinada en 2002.

La ya ex consejera delegada había aceptado ayer mismo la citación de la cámara de los Comunes británica a comparecer ante ellos para intentar esclarecer estos hechos. El FBI también anunció que investigará las acciones criminales cometidas por el tabloide británico.