Espacio Europeo de Educación Superior

La ingeniería técnica pide un acceso rápido al grado

Los profesionales lo ven necesario para integrarse al mercado laboral

El Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial (Cogiti) va a solicitar al Gobierno la aprobación de un real decreto mediante el cual se establezca la homologación directa del actual ingeniero técnico al grado en ingeniería correspondiente, "con el único requisito de demostrar una experiencia profesional de tres años en el ejercicio de la correspondiente profesión".

El colectivo está multiplicando los cauces de presión para conseguirlo. El Cogiti está recogiendo firmas a favor de un manifiesto que pide la agilización de la obtención del título de grado para los ingenieros que terminaron la carrera antes de que entrara en vigor el Plan Bolonia. Además, mantendrá reuniones con representantes del Ministerio de Educación y de los grupos parlamentarios Socialista, Catalán y Vasco para hacerles llegar sus reivindicaciones. Solo en el caso de los ingenieros técnicos industriales, habría 200.000 profesionales en esta situación.

Pocas plazas

Según denuncian los ingenieros, las universidades públicas actualmente apenas pueden ofrecer plazas para cursar la pasarela a un 5% de los interesados por los "numerosos recursos" que tienen que destinar a los estudios de la convalidación de las asignaturas y el reconocimiento de créditos por experiencia profesional. Según explican desde el Cogiti, esto obliga a los ingenieros técnicos a cursar la pasarela en universidades privadas, donde sí hay plazas pero a un coste muy superior.

La novedad ahora la constituye el hecho de que los profesionales plantean al Gobierno que la acreditación de tres años de experiencia profesional suponga el reconocimiento automático del título de grado en la especialidad correspondiente (industrial, agrícola, etc.). Justifican esta petición en que la obtención del grado es imprescindible para aprovechar las oportunidades en el mercado laboral europeo y en el español, incluido en la función pública.

Ya el 20 de febrero de 2010 se celebró una manifestación en Madrid promovida por el Instituto de Ingenieros Técnicos de España (Inite) para protestar por la forma de adaptación de las titulaciones de ingeniería al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que promueve el Plan Bolonia.

Recientemente, los ingenieros técnicos industriales han denunciado las dificultades para trabajar en Reino Unido, un país que demanda profesionales de este perfil, por la convalidación errónea del título español. Según el Cogiti, la agencia nacional británica UK Naric, que se encarga de informar acerca de las equivalencias académicas, equipara el título español de ingeniero técnico industrial, enseñanza de una duración de tres años de mínimo, a una titulación británica de solo dos. Esto está provocando que muchos profesionales españoles no puedan optar a determinados trabajos en Reino Unido.

Experiencia

En el manifiesto se destaca que "los nuevos títulos de graduado en ingeniería no confieren nuevas atribuciones profesionales con respecto a los actuales títulos de ingeniero técnico, y además dan acceso a la actual profesión de ingeniero técnico".

Los ingenieros quieren hacer valer la experiencia profesional en la obtención del título de grado. "Es necesario destacar la importancia de la misma, así como el reconocimiento que se hace de ella en numerosos países, y que también se está potenciando en España con la promulgación del programa Acredita y otros similares encaminados a la mejora de la empleabilidad".

"No se descarta la realización de otro tipo de acciones al hilo de las reivindicaciones recogidas en el manifiesto, que, además, coinciden plenamente con lo que la sociedad demanda", ha expresado José Antonio Galdón, presidente del Consejo General de Ingeniería Técnica Industrial.

Real decreto

Los ingenieros quieren que el Gobierno apruebe un real decreto para la obtención del título de grado a los profesionales que acrediten tres años de experiencia. Esgrimen que los estudios de grado no aportan nuevas atribuciones profesionales a los ingenieros técnicos.