La tasa subyacente cae al 1,7% en junio, su menor nivel desde enero

La guerra de precios a la baja del tabaco enfría la inflación hasta el 3,2%

La guerra de precios en el tabaco desatada el mes pasado, que llevó a las compañías tabacaleras a reducir el precio de las cajetillas, explica la moderación de la inflación. En junio, el IPC se situó en el 3,2% en tasa interanual, tres décimas por debajo del registro de marzo y su menor nivel en lo que va de año.

El tabaco y, en menor medida, las bebidas alcohólicas presionaron a la baja la inflación, cuya tasa mensual descendió un 0,1% en junio, según los datos del INE publicados ayer. Respecto al mismo mes del año anterior, la inflación avanzó a un ritmo del 3,2%, el menor nivel desde diciembre del año pasado. La guerra del tabaco explica esa moderación. De hecho, Estadística indica que las bebidas alcohólicas y el tabaco, cuya tasa mensual cayó un 4,7%, registraron la "mayor bajada de precios desde el inicio de su publicación en 1993". Con todo, la guerra del tabaco se ha pacificado en julio y las compañías han vuelto a subir el precio de las cajetillas. También ha contribuido a frenar la inflación la llamada crisis del pepino, que redujo el precio de las hortalizas. Por otra parte, vestido, calzado y los productos relacionados con el ocio y la cultura son, junto con el alcohol y el tabaco, los componentes del índice general que han registrado en lo que va de año tasas negativas. El resto han empujado al alza el IPC. A ello ha contribuido especialmente el transporte, que ha sufrido el incremento de los precios de los carburantes. Con todo, el combustible se abarató ligeramente respecto a marzo.

La inflación subyacente, que excluye de la cesta de la compra a los alimentos frescos y la energía, se situó en el 1,7% en junio, cuatro décimas por debajo del nivel registrado en mayo. Desde enero no se alcanzaba una cifra tan baja.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, señaló que la tendencia bajista iniciada en mayo y junio se mantendrá en julio por los precios de los carburantes y porque desaparecerán por completo los efectos de la subida de los tipos de IVA que entraron en vigor hace un año. En cualquier caso, el Gobierno teme que la volatilidad de productos como la energía pueda provocar "efectos de segunda ronda". Campa alerta de la posibilidad de que la subida de precios se traslade a los salarios y por ello animó a sindicatos y patronal a negociar convenios colectivos que sean "flexibles" y liguen los salarios a la productividad. Sin embargo, la reforma de la negociación colectiva que el Gobierno remitió al Congreso no imponía esta medida. Los convenios pactados hasta junio registraron un incremento salarial del 2,7%.

CEOE señaló que sería "un grave error para la competitividad del país" indexar la actualización de rentas y salarios a la inflación. Comisiones Obreras, por su parte, defendió la necesidad de mantener las cláusulas de revisión salarial para garantizar el poder adquisitivo y mantener la demanda interna.

Funcas reduce sus previsiones para 2012

Funcas redujo ayer sus previsiones de inflación para 2012. La Fundación de las Cajas de Ahorros estima que el IPC registrará en diciembre de 2012 un aumento del 1,5% y la media anual se situará en el 1,6%, una décima inferior a sus anteriores previsiones.

Funcas atribuyó el descenso de la inflación interanual en junio a la guerra del tabaco y a la crisis del pepino. Con todo, el IPC armonizado avanzó a un ritmo del 3%, solo tres décimas por encima de la media de la Unión Europea. El diferencial de mayo alcanzaba las siete décimas.

Funcas sostiene que el precio del crudo se mantiene estable aunque a un nivel elevado. Y mantiene que la inflación cerrará diciembre al 2,3% y registrará una tasa media anual del 3,2%.