Su condición de valor refugio impulsa el precio

El oro llega a máximos ante la incertidumbre en los mercados

Con la crisis europea en plena ebullición, el dinero está buscando el oro como refugio más seguro en tiempos de turbulencias.

La deuda soberana de varios países, incluida la estadounidense y su techo testarudamente inamovible, está en el punto de mira; el dólar no pasa por su mejor momento, y la crisis europea se encuentra en su punto álgido. Este es el panorama que se encuentran cada mañana desde hace varios días los inversores y que ha llevado al dinero a buscar refugio en lo que considera un valor seguro: el oro.

Los futuros de agosto del metal precioso han llegado hoy en Nueva York a su segundo máximo consecutivo, al cerrar en 1.585,5 dólares la onza. Aunque en esta sesión se han llegaron a cerrar contrataciones por 1.588,7 dólares la onza.

Sin embargo, se trata solo de un día más de subida, y van siete sesiones consecutivas sin ningún desmayo que han impulsado un 6,5% el precio del oro en una semana y media.

"El oro va a seguir subiendo durante bastante tiempo", explicaba Martin Murenbeeld, economista jefe de la gestora canadiense DundeeWealth, en declaraciones a Bloomberg. "Estamos en un momento financiero muy difícil en el mundo. Está la situación europea... La fe en el papel de las divisas se está evaporando rápidamente".

Y es que el euro está sufriendo ataques por todos los flancos y la enfermedad ha pasado ya de la periferia (Irlanda, Grecia, Portugal...) al corazón de esta divisa, Italia. En Estados Unidos, los problemas del Gobierno y su situación financiera anticipan más debilidad para el dólar. El oro se convierte así no solo en un valor refugio, sino en una divisa refugio donde guarecerse a la espera de que escampe.