Se reformarán los estatutos para garantizar "democracia y transparencia"

Bautista deja la dirección de la SGAE y la junta directiva tendrá poder ejecutivo

Teddy Bautista presentó ayer su renuncia al frente de la SGAE, que fue aceptada por la junta directiva, la cual asumirá las funciones ejecutivas. La junta aprobó y debatió la designación del presidente de la comisión rectora constituida, lo que se comunicará "en los próximos días".

Teddy Bautista, presidente del consejo de dirección de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) presentó ayer, 12 días después de su detención, su renuncia al cargo que fue aceptada por la nueva junta directiva surgida de las recientes elecciones celebradas en la entidad. A partir de ahora, y con carácter provisional, dicha junta asumirá todas las funciones ejecutivas de la SGAE.

La entidad recordó ayer que Bautista, además de relevarle de todos sus cargos en la SGAE, queda "sujeto a las investigaciones en curso". Al mismo tiempo, la junta directiva quiso manifestar "su agradecimiento" a Bautista y "expresar la mayor confianza en su honorabilidad".

En la primera reunión de la nueva junta directiva se tomaron otras decisiones, como la creación de la comisión gestora, integrada por cinco personas: Tomás Marco, Ernesto Caballero, Álvaro de Torres, Imanol Uribe y Víctor Manuel. La junta decidió delegar en dicha comisión la dirección y supervisión de la gestión diaria de la organización hasta la conformación del consejo de dirección.

Según anunció la entidad de gestión en un comunicado de siete puntos, la junta directiva debatió y aprobó la designación como presidente de la comisión rectora de un gestor externo e independiente que asumirá las máximas funciones ejecutivas encomendadas en los estatutos al presidente del consejo de dirección. "Tal designación se comunicará en los próximos días".

El comunicado señala que la comisión rectora se encargará de encomendar "inmediatamente" una investigación interna a un jurista de reputado prestigio, externo a la SGAE, "con las más amplias facultades para examinar cualquier tipo de documentación". El informe que realice servirá "para depurar las responsabilidades incurridas y para proponer un código de buen gobierno", y como se anunció hace unos días, el informe se entregará a la Audiencia Nacional una vez concluido.

La junta directiva ha decidido poner en marcha, igualmente, iniciativas para renovar la SGAE, "con la misión de examinar la totalidad de sus actividades", así como consultar con los socios las reformas estatutarias pertinentes "para garantizar la democracia y transparencia". En este punto, la junta directiva hizo ayer un acto de conciliación con los miembros de la entidad, al pretender tender puentes "a todos los socios y colectivos" que quieran participar en el proceso de reforma de la SGAE.

Por último, la junta directiva nombró al patronato de la fundación y a los órganos de gobierno de Arteria con plenas facultades "para la reforma integral de todas sus actividades". Sus funciones las asumirá el presidente de la comisión rectora y en el consejo se integrarán todos los colectivos "para consensuar un programa con apoyo mayoritario".

34 años al frente de la gestión

Fin de una época. Teddy Bautista ha estado al frente de la SGAE durante 34 años, a la que se incorporó en 1977. Un tiempo que ha servido para transformar totalmente a la entidad de gestión y, también, para convertirle en uno de los personajes más odiados de España, según se le presentó ante un nutrido auditorio el año pasado antes de dar una conferencia en Madrid.

Con gran apoyo por parte de los autores, su gestión ha sido cuestionada públicamente. Ha conseguido que la SGAE recaude 200 millones de euros al año, pero asuntos como el canon digital, el cobro de derechos en las bodas o en los conciertos benéficos y su lucha contra las descargas en internet le han hecho enormemente impopular. Todo se quebró el pasado 1 de julio cuando la Guardia Civil le detuvo por su presunta relación con un delito de desvío de fondos en la filial digital SDAE, en una operación capitaneada por la Audiencia Nacional en la que fueron detenidas otras ocho personas, cuatro de ellas directivos de la entidad.