Garantiza la financiación del Estado y la reducción del déficit español

Zapatero culpa a Merkel del alza de la prima de riesgo y pide que ayude a Grecia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, culpó ayer a Alemania, sin citarla, de las "graves" tensiones en los mercados de deuda, que han disparado la prima de riesgo. Tras reunirse en La Moncloa con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, Zapatero señaló que Alemania desencadenó la actual tormenta al proponer la participación del sector privado en la reestructuración de la deuda griega.

Zapatero culpa a Merkel del alza de la prima de riesgo y pide que ayude a Grecia
Zapatero culpa a Merkel del alza de la prima de riesgo y pide que ayude a Grecia

El presidente del Gobierno no intentó, esta vez, minimizar la dramática encrucijada en la que se encuentra la zona euro y reconoció que la situación en los mercados de deuda pública es "grave". La prima de riesgo de España llegó a rozar ayer los 380 puntos básicos aunque a lo largo de la jornada se moderó y bajó hasta los 314 puntos básicos.

En un tono más duro del habitual, exigió el compromiso de todos los Estados de la zona euro y, "de manera singular de los países más poderosos", en la sostenibilidad de la deuda griega. Era un mensaje dirigido a Alemania, donde cada vez más voces apuestan por la posibilidad de dejar caer al país heleno. Para Zapatero, la situación de la economía española es la misma que hace una semana atrás y, por lo tanto, argumentó que la actual desconfianza de los mercados internacionales hacia España e Italia se debe al "efecto contagio" generado por la división europea en torno al segundo rescate griego.

En este sentido, Zapatero responsabilizó a Alemania de haber desencadenado el caos actual al proponer la participación del sector privado en la reestructuración de la deuda griega. "No se abrió bien este debate y no se ha cerrado", dijo. Para el presidente del Gobierno, alemanes y franceses no calibraron las consecuencias de "lanzar una propuesta sin definir" y sin ser consensuada. El Ejecutivo español no se opone de plano a que las entidades de crédito asuman una parte del coste de refinanciación de la deuda griega, sin embargo, apuntó que esa posibilidad debe plantearse de "forma sería y creíble para que genere confianza".

En cualquier caso, el jefe del Ejecutivo español lanzó un mensaje de tranquilidad y aseguró que "la financiación del Estado está garantizada". Señaló que el Tesoro "siempre realiza las previsiones del coste del servicio de la deuda con holgura". Y si bien reconoció que la tensión en los mercados supondrá un incremento del pago de intereses, aseguró que los datos de ejecución indican que se cumplirá el objetivo de reducción de los números rojos. Desde la oposición, el líder del PP, Mariano Rajoy, aseguró que España es un país solvente, aunque añadió que necesita cambiar el rumbo político y económico.

Por otra parte, la recién nombrada vicepresidenta primera, Elena Salgado, se reunió por la mañana con Zapatero para analizar la evolución de los ingresos que, según el Gobierno, van en línea con las previsiones. Salgado aseguró que "España hará lo que sea para garantizar la estabilidad"

El viernes, cumbre en Bruselas

La Unión Europea está preparando una cumbre extraordinaria que, según fuentes comunitarias, podría celebrarse el próximo viernes para debatir las condiciones de un segundo plan de rescate a Grecia y valorar el agravamiento de la crisis de deuda en España e Italia, países que están sufriendo la ira de los mercados internacionales.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, evitó confirmar la reunión aunque no la descartó. Tras el encuentro con José Luis Rodríguez Zapatero, Van Rompuy señaló la necesidad de elevar la convergencia en el marco de la Unión Europea y advirtió que el "problema de un país" deviene "en un problema de todos". Al igual que Zapatero, Van Rompuy se refirió a Alemania aunque sin llegar a citarla.

Elogia a las reformas

El presidente del Consejo Europeo aplaudió las políticas impulsadas por el Gobierno español. El mandatario regaló los oídos a Zapatero al señalar que la reforma del mercado laboral, de pensiones y del sector financiero contribuirán a la estabilidad financiera y servirán para impulsar el crecimiento y combatir el paro. ?

Si bien aseguró que algunas de las medidas pueden ser impopulares, añadió que se tratan de políticas "necesarias para recortar el déficit y también para mantener el Estado del Bienestar". Van Rompuy también aprovechó para tumbar cualquier similitud entre España y Grecia.