El BCE sigue oponiéndose

La zona del euro ya no excluye un impago parcial de la deuda griega

La zona del euro ha cambiado los parámetros para diseñar la contribución del sector privado en el segundo rescate de Grecia y ya no excluye que la solución acordada desate la declaración de un impago parcial de la deuda helena, según dijo hoy el ministro holandés de Finanzas Jan Kees de Jager, en Bruselas.

Kees de Jager explicó que los parámetros que se había fijado anteriormente la zona del euro para articular la participación privada de los inversores era "contradictoria" al buscar una "participación privada sustancial", pero que evitara en todo caso la declaración de impago selectivo de la deuda.

Según explicó el titular holandés, los ministros de Finanzas de la zona del euro dieron "un paso adelante en ese sentido" durante la reunión que mantuvieron ayer, al "romper" esa "difícil" contradicción y determinar que el impago "ya no está excluido".

"Los 17 ministros ya no lo excluyen, de manera que tenemos más opciones y un alcance más amplio sobre el que avanzar", añadió el holandés, quien añadió que el grupo de trabajo del Eurogrupo elaborará distintas opciones sobre la implicación del sector privado en las próximas semanas.

Kees de Jager reconoció que al Banco Central Europeo no le ha gustado este cambio de enfoque, como dejó patente en la declaración de ayer, que señala que el BCE "confirmó su posición" en el sentido de que debe evitarse a toda costa la declaración de impago selectivo de la deuda griega.

Desde el comienzo de la discusión, el instituto emisor europeo ha alertado de las terribles consecuencias que tendría para la economía mundial la declaración de impago de la deuda griega, especialmente para el propio país y los estados más expuestos al contagio.

También la vicepresidenta económica española, Elena Salgado, insistió ayer en que la participación de los acreedores privados de Grecia debe ser completamente voluntaria, con objeto de preservar la estabilidad financiera del continente.

En el lado contrario, Holanda, Alemania y Finlandia parecen haber acentuado sus posiciones a favor de una sustancial aportación del sector privado al percibir que las agencias de calificación considerarán un impago muchas de las opciones sobre la mesa que se han diseñado precisamente para esquivar esa situación.

Precisamente, el diseño del segundo rescate de Grecia y la contribución del sector privado en el mismo es uno de los factores que ha incentivado las fuertes turbulencias en los mercados, que han elevado las primas de riesgo española e italiana a máximos.